El seguro de hogar no tiene obligatoriamente que formar parte de los gastos fijos de una vivienda, aunque, si quieres un consejo de madre, ¡contrata uno!

 

Sabes que la vida está llena de imprevistos que surgen cuando menos te lo espera –por algo se llaman así- y que te pueden poner la vida patas arriba en un momento.

 

Y no sólo el incordio que por lo general suponen, sino que pueden hacer mucha pupa a tu cuenta bancaria si no has sido precavido y contratado uno.

 

Como siempre, Mamá está aquí para guiarte a tomar decisiones correctas más allá de la asesoría gratuita sobre cooperativas de viviendas. ¡Y siempre desde el conocimiento!

 

¿Me acompañas?

¿Qué son los seguros de hogar?

De entre todos los tipos de seguros, los seguros de hogar son unos de los más importantes. ¡Sobre todo si eres el propietario de la vivienda!

 

El otro día, estaba viendo la película Julie & Julia y -aunque ambientada en una época todavía bastante machista- una de las protagonistas decía algo así como que “toda buena ama de casa sabe que después de la hipoteca, el siguiente gasto es el seguro del hogar”.

 

Aunque nos encontramos en una época en la que, afortunadamente, nos acercamos a una sociedad cada vez más igualitaria, hay cosas que no cambian. Y una de ellas es la importancia que tiene este tipo de seguros.

contrato-seguros-del-hogar

Los seguros del hogar son un contrato dirigido a cubrir los daños causados en tu vivienda y en las cosas que hay en ella provocados por distintas causas.

 

Y, lo más importante, es que también cubren los desperfectos que hayas ocasionado desde tu casa en la vivienda de un tercero que, por lo general, suele ser un vecino. ¡Evidente!

 

Por ponerte un ejemplo, tu lavadora se ha vuelto loca y ha empezado a expulsar agua por todas partes calando el techo del vecino de abajo, y destrozando la preciosa tarima de tu cocina. ¡Las posibilidades de ejemplos son infinitas!

 

En un contrato de seguro del hogar hay tres conceptos clave: el continente, el contenido y la responsabilidad civil.

 

Igual que te explico fácil qué es el contrato de adjudicación, en el caso de los seguros de viviendas el continente es tu vivienda, el contenido las cosas que tienes dentro de tu vivienda, y la responsabilidad civil hace referencia a los daños que provoques en casa de un tercero.

 

Si vamos al ejemplo que te he puesto, el continente sería la tarima de tu cocina, el contenido tu lavadora, y, la responsabilidad civil, el techo del vecino de abajo.

¿Qué cubre un seguro de hogar?

Está claro que los seguros son todo un mundo. Depende de lo que estés dispuesto a pagar , encontrarás un seguro de hogar con unas coberturas u otras.

 

Sin embargo, un seguro de hogar básico, por lo general, incluye entre sus coberturas los daños por incendio, explosión e implosión, robo, fenómenos meteorológicos, inundaciones, escapes de agua, los daños que produce el humo y los impactos tanto de continente como de contenido.

Diferencia entre continente y contenido

La diferencia entre continente y contenido de un seguro de hogar es que el continente es la estructura constructiva del inmueble mientras que el contenido es todo aquello que se encuentra en su interior: muebles, fotos, ropa…

 

Es muy importante que sepas claramente que es el continente de un seguro de hogar y que es el contenido de un seguro de hogar, ya que a la hora de contratarlo deberás hacer un cálculo aproximado tanto de la casa como de todo lo que hay dentro.

¿Qué tipos hay de seguros del hogar?

Los seguros del hogar varían en función de la cantidad asegurada y de las coberturas que quieras que cubra. Evidentemente, cuantas más coberturas tenga más caro será ¡y más seguro estarás tú, tu casa y la del vecino!

tipos-de-seguro-del-hogar

Ya te he dicho antes que las coberturas de un seguro del hogar pueden abarcar los daños del continente, los daños del contenido y la responsabilidad civil.

 

Dependiendo de las coberturas que escojas, contratarás un seguro u otro. Estos son los principales tipos de seguros del hogar que hay. ¡Toma nota!

Seguro de daños

Sólo cubre el continente de tu casa, es decir, los daños que se produzcan en la estructura de la vivienda. En el ejemplo que te he puesto cubriría solamente la tarima de tu cocina.

 

Como te puedes imaginar, al ser el que menos prestaciones cubre, también es el más económico.

 

En caso de que perdieras por completo tu casa -imagina que llega un huracán y se la lleva por los aire- el banco pagaría lo que te quedase por abonar de tu vivienda al banco. Pero lo que ya hubieras abonado no lo recuperarías.

Seguro multirriesgo

Antes de que te pongas a buscar por internet un comparador de seguros de hogar, déjame que te cuente qué cubre este seguro.

 

La póliza de un seguro multirriesgo cubre el continente, el contenido y la responsabilidad civil hasta cierta cantidad de dinero.

 

Además, también suele incluir algunos servicios adicionales.

 

Las coberturas más frecuentes en este tipo de seguros del hogar son los daños provocados por:

  • Accidentes en el hogar.
  • Inundaciones.
  • Fallos eléctricos.
  • Rotura de cristales.
  • Incendio, explosión o caída de un rayo.
  • Fenómenos atmosféricos.
  • Humo.
  • Robo, hurto o atraco.
  • Caídas de árboles.
  • Responsabilidad civil.
  • Deterioro de alimentos dentro del frigorífico.
  • Desalojamiento forzoso.
  • Asistencia jurídica y legal.

Seguro todo riesgo

Es el seguro del hogar más completo de todos los que hay, y sí, también el más caro.

 

Este tipo de seguro cubre absolutamente todas las incidencias que pudieran provocarse en tu hogar, y que afectasen a él, su contenido y al hogar del vecino, salvo las que expresamente estuvieran excluidas.

¿Es obligatorio tener un seguro de hogar? 

La respuesta es que no , salvo que tu vivienda esté hipotecada o que te sea exigido en un contrato de alquiler.

 

En el caso de que esté hipotecada, al menos tiene que estar asegurada contra los daños derivados de un incendio. Es decir, debe tener un seguro de hogar que incluya la cobertura de protección básica.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de contratar un seguro del hogar?

Entiendo que hay cosas o tareas que pueden resultar tediosas y aburridas, pero ¡no debes bajar la guardia!

 

Es importante que a cada cosa le dediques tu tiempo y, aunque busques seguros del hogar baratos, es clave que compares y entiendas lo que te ofrece cada uno.

 

Estas cinco tips te ayudarán a no meter la pata a la hora de escoger el que mejor se adapte a tu vivienda, a ti y a tu familia.

  1. Asegúrate de que la valoración es correcta. ¡Tanto de tu vivienda como de lo que hay dentro!
  2. Revisa que las coberturas se ajustan a tus necesidades. ¿Sabes que puedes incluir un seguro para mascotas?
  3. Cubre tus espaldas en caso de que seas tú el damnificado. ¡Puedes escoger también que incluya defensa jurídica!
  4. Asegúrate de que incluye responsabilidad civil. ¡En caso contrario estás expuesto a un sinfín de posibilidades ruinosas!
  5. Presta atención al período de carencia. ¡Aquél durante el cual no podrás hacer uso del seguro!
  6. Lee con atención los riesgos excluidos. ¡Evitarás sorpresas desagradables y pondrás más cuidado!
  7. Revisa la póliza de tu comunidad de vecino. ¿Sabes que podrías excluir el continente de tu póliza privada?

 

Además, algo muy importante a tener en cuenta es que si el seguro de hogar está ligado a una hipoteca en vigor, si tu vivienda está puesta en alquiler o si trabajas desde casa puedes desgravarte hasta un 15% de la base de la deducción. ¡Puedes deducirte hasta 1.356 euros! 


  • Compartir

Lo que no te puedes perder


ca Catalan es Spanish es Ingles es Aleman