Tanto el contrato de reserva de vivienda como el contrato de arras tienen como objetivo garantizar la operación de compraventa de un inmueble. Sin embargo, no son iguales y tienen algunas diferencias bastante importantes. ¿Quieres saber cuáles?

Sigue leyendo que te cuento todo acerca del contrato de reserva de vivienda y sus diferencias con el contrato de arras. ¡Recuerda echarle un vistazo a mi articulo sobre las arras penitenciales

¿Qué es un contrato de reserva de vivienda?

El contrato de reserva de un piso es un documento a través del que el comprador reserva la casa a través de una señal. ¡Esta cantidad de dinero luego se descuenta del precio final que tiene que pagar por la vivienda! 

Normalmente, la señal para la reserva de vivienda suele rondar el 1%-5% del precio del piso. Por ejemplo, si quieres reservar una casa valorada en 250.00 euros, normalmente pagarás entre 2.500 y 12.500 euros de reserva. Y si el contrato de reserva se hace sobre una vivienda de obra nueva, también tendrás que pagar el 10% del IVA de señal.

Tras esto, una vez que se termine el plazo de tiempo que se ha fijado, el vendedor se compromete a entregar el inmueble a su nuevo dueño.

Diferencias del contrato de reserva y el contrato de arras

Mientras que el contrato de reserva de vivienda entre particulares no puede rescindirse, a menos que en las clausulas se hayan recogido causas de rescisión y se cumplan, el contrato de arras si. Sin embargo, esta rescisión debe ir acompañada de una indemnización.

En otras palabras, en el contrato de reserva de una vivienda las partes que acuerdan la compraventa del piso no pueden echarse para atrás.

Además, algo tremendamente importante, es que el contrato de arras está recogido en el Código Civil y el de reserva no. Esto hace que el de arras sea mucho más seguro a nivel jurídico. ¡Si hay alguna complicación, podrás acudir al juez correspondiente! 

¿Cómo elegir entre contrato de reserva de vivienda y de arras?

Lo cierto es que tu elección dependerá de muchas cosas.

Por ejemplo, si te compras una vivienda de obra nueva, lo normal es que formalices un contrato de reserva de vivienda porque suele incluir un plan de pagos según avanza la obra. Si tu caso no es así y se trata de una compraventa entre particulares, seguramente, firmes un contrato de arras.

Por otro lado, si tienes dudas acerca de que te concedan la hipoteca o crees que existe el riesgo de que el vendedor se eche para atrás, lo mejor es que firme un contrato de arras. De esa manera, podrás rescindir el contrato y obtendrás una indemnización.

Igualmente, te recomiendo que siempre cuentes con un equipo de profesionales que te puedan aconsejar según tu situación económica. ¡Si vas al banco Santander, seguro que te ayudan!

¿Es lo mismo contrato de reserva de vivienda en compra y alquiler?

No, no es lo mismo.

Cuando quieres entrar de inquilino a una vivienda de alquiler y todavía no es posible firmar el contrato de arrendamiento, se puede hacer un pre-contrato. En este se establecen las cláusulas y condiciones de la futura relación de arrendamiento y es ahí donde se entrega una señal para reservar esa vivienda. ¡Aunque no es necesario hacerlo, es algo frecuente! 

Este dinero aportado tiene que figurar en el precontrato y si en él no aparece qué va a pasar con la reserva en caso de que las partes se arrepientan, entonces esas arras entregadas van a tener la consideración de arras confirmatorias.


  • Compartir

Lo que no te puedes perder


ca Catalan es Spanish es Ingles es Aleman