autor

Muchas veces, para poder firmar el contrato de alquiler una vivienda se exige que uno o varios avalistas garanticen las obligaciones del inquilino en caso de que esté no las cumpla. En otras palabras, en un contrato de alquiler, el avalista es el garante del cumplimiento de las obligaciones del arrendatario.

A raíz de esto, es posible que te surjan varias dudas acerca de la figura del avalista en el alquiler. Por eso, Mamá ha hecho este artículo. ¡Tú eres mi mayor preocupación!

Si quieres que la casa que buscas te encuentre, regístrate gratis en LACOOOP. ¡Te llevará un minuto!

Serás el primero en enterarte de las nuevas promociones de obra nueva ¡y mucho más!

¡Quien antes llega, se la lleva!

¿Qué es un avalista en un contrato de alquiler?

El avalista en un contrato de alquiler es la persona-física o jurídica- que se obliga frente al propietario a cumplir con todas las obligaciones del inquilino en caso de que él no se haga cargo de cumplirlas. ¡El avalista es como el tutor legal de un menor!

Pueden ser avalistas una o varias personas y éste tiene que demostrar que tiene solvencia económica, ya sea a través de dinero o bienes inmuebles y muebles, para que pueda fiar al inquilino. ¡El avalista responderá de la deuda tanto con sus bienes presentes y futuros!

Lo cierto es que es un riesgo económico alto. Por ello, antes de hacerte avalista de nadie, estate muy seguro y valora todo lo que supone para ti y tu economía. ¡Aunque el helado del McDonald’s es muy apetecible, a lo mejor es mejor comerse una ensalada!

La figura del avalista puede regularse en el propio contrato de alquiler o en un anexo conocido como contrato de fianza. Sea como sea, lo importante es que se tiene que pactar expresamente. Y aunque no es necesario dejarlo por escrito, lo cierto es que es lo mejor por si hay algún tipo de problema y hay que demostrarlo posteriormente.

Requisitos para ser avalista de alquiler

Como te he comentado un poco más arriba, para ser avalista en un contrato de alquiler tienes que demostrar que tienes solvencia económica, ya sea a través de dinero o bienes inmuebles y muebles, para que puedas fiar al inquilino. Pero esto hay que demostrarlo con documentación. ¡No vale que digas que puedes si no hay pruebas de ello! 

Documentación necesaria

La documentación que tienes que dar como avalista del alquiler es:

  • Documento de identidad (del inquilino/s y avalista/s).
  • Documento acreditativo de titularidad de la cuenta bancaria en el caso de domiciliación, cambio o alta de suministros.
  • Justificante de subsidios familiares y otros que perciba si los hay.

Además, dependiendo de tu situación laboral, habrá que añadir una serie de documentos.

  • En caso de que seas trabajador por cuenta ajena. Dos últimas nóminas del arrendatario/s y del avalista/s (en su caso) y contrato o a su defecto vida laboral.
  • En caso de que seas autónomo. Acreditación de la fecha de alta como autónomo en la empresa, certificación de la empresa del importe de sus ingresos netos anuales, última declaración de la renta y último resumen anual de declaraciones del IVA. o última declaración anual de ingresos a cuenta del IRPF.
  • En caso de estés jubilado. Último justificante de la pensión / Declaración de la renta.

¿Cuáles son las obligaciones del avalista en un contrato de alquiler?

El avalista tiene la obligación de cubrir las mismas obligaciones que el arrendatario, aunque el Código Civil permite que se obligue a menos. Por tanto, las partes pueden acordar limitar el aval, aunque eso tiene que estar reflejada en el contrato. ¡Si no está escrito ahí, se entiende que el avalista no tiene límites!

En cualquier caso, el avalista tendrá que hacer frente a:

  • La renta del alquiler
  • Las facturas de luz, gas…
  • El IBI o comunidad de propietarios
  • Los desperfectos del inmueble
  • La actualización de la renta

En el caso de que existan varios avalistas, puede ser que se haya acordado que todos responden indistintamente por todas las obligaciones-solidaridad-o que cada avalista responde por una parte de la deuda. Si sois avalistas solidarios, el arrendador puede pediros a cualquiera la totalidad de la deuda.

El buscador nº1 de cooperativas de viviendas está en LACOOOP

Es el único que consigue que la casa que buscas, te encuentre.

¡Como Mamá, nadie!

El avalista solidario

El avalista solidario es una figura que sirve para garantizar el pago de las mensualidades en el caso de que la persona alquilada no pueda hacerlo. De esta manera el propietario se asegurará de seguir recibiendo el dinero mes a mes. Como avalista,  ¡tienes la obligación de cubrir el incumplimiento de las obligaciones del inquilino! 

Es necesario que en el contrato de alquiler se especifique qué duración tendrán las obligaciones del avalista solidario, y qué se deberá hacer en caso de prórroga. Es decir que si se trata de una prórroga por causa legal en la que el inquilino, pasado un año quiere continuar con el alquiler hasta los cinco años que establece la norma, ¡tú quedarás obligado durante ese tiempo! 

En cambio, si la prórroga se produce pasados los cinco años, es decir, que es voluntaria, si en el contrato no se indica lo contrario, quedarás liberado de sus obligaciones.

¿Cuáles son los derechos del avalista de un contrato de alquiler?

El derecho más importante es el de ser indemnizado por el deudor en caso de que haya tenido que abonar la deuda de éste. La indemnización comprende:

  • La cantidad total de deuda
  • Los intereses legales devengados por ella desde el pago al arrendador
  • Los gastos ocasionados (si hubieran habido)
  • Los daños y perjuicios causados. ¡Siempre que se puedan demostrar!

Además, el avalista tiene los derechos de orden y excusión. Mientras que el derecho de orden consiste en que el propietario tiene la obligación de exigir primero el pago de la deuda al inquilino, el derecho de excusión consiste en la obligación del propietario de solicitar primero el embargo de los bienes del arrendatario deudor. ¡Tienes estos derechos mientras no renuncies a ellos!

¿Qué impuestos paga el aval para el alquiler?

Siento comunicarte que el aval también para impuestos y, en concreto, el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales. En los contratos de alquiler entre particulareses frecuente que un tercero avale el pago de las rentas para el caso de que el arrendatario deje de hacerlo. ¡El aval es el que debe pagar el ITP!

Al fin y al cabo, es una de tus obligaciones como avalista de un contrato de alquiler.

¿Cuándo se deja de ser avalista en un contrato de alquiler?

Esto ocurre normalmente cuando finaliza el contrato de alquiler o cuando fallece el arrendatario. Sin embargo, también se puede dejar de ser avalista cuando se da la prorroga del contrato.

¡Ojo! Depende de lo que hayáis pactado. Si el contrato, por ejemplo, indica que las obligaciones del avalista van a durar lo mismo que dure el contrato de arrendamiento, incluyendo las prórrogas, entonces el avalista quedará obligado durante toda la duración del contrato.

¿Puede tener una mascota si vivo de alquiler? QUIERO SABER MÁS


  • Compartir
  • social
  • social
  • social

Lo que no te puedes perder

desta
desta
desta
desta

Oportunidades de obra nueva,
¡Hazle caso a Mamá!

¡Hazle caso a Mamá!

property
pin
property
pin
property
pin
property
pin

bombilla
ca Catalan es Spanish es Ingles es Aleman