Pintar un piso es algo que nos toca a todos tarde o temprano. Para muchos en un momento temido, pero para otros se trata de uno muy divertido. Lo que está claro es que pintar un piso es una tarea que requiere de mucho esfuerzo y paciencia. No sólo es pintar sino escoger pinturas, materiales, planificar…¿Buscas que una mano amiga te de algún consejo sobre cómo pintar un piso? ¡Enhorabuena! Mamá es toda una experta en retoques estéticos.

Si quieres que la casa que buscas te encuentre, regístrate gratis en LACOOOP. ¡Te llevará un minuto!

Serás el primero en enterarte de las nuevas promociones de obra nueva ¡y mucho más!

¡Quien antes llega, se la lleva!

¿Cómo pintar un piso por si mismo?

Antes de ponerte a hacer un Velázquez -porque eres todo un artista-, hay que preparar ciertas cosas. ¡Uno no puede coger una brocha y un cubo de pintura y ponerse a pintar por las buenas!

Lo primero es que compres todo el material necesario para pintar un piso tu mismo. Algunos elementos muy importantes y que te facilitarán mucho la tarea son:

  • Un rodillo.
  • Una cubeta. Con ella, quitamos todo el exceso de pintura del rodillo y la distribuimos sobre él de forma homogénea.
  • Brocha. ¡Los detalles, con amor! 
  • Cinta. 
  • Plástico. ¡Mancha lo justo y necesario! 

Después de esto, ya sólo tendrás que escoger el color, desalojar la habitación que quieras pintar y cubrir todos esos elementos que no puedas quitar y ponerte manos a la obra.

Las mejores ideas para pintar tu casa

Está claro que tu casa es el lugar para ser tú mismo y expresarte sin miedo, así que ¿por qué no hacerlo con la pintura?

Está genial pintar toda tu casa del mismo color y hacerlo de tonos neutros, pero también puedes dejar fluir un poco más esa imaginación y personalidad y pintar cada habitación de un color distinto. ¡Porque no todas ellas tienen el mismo uso! 

Además, puedes utilizar distintos tipos de pintura según tus necesidades y  la estancia. Por ejemplo, hay pinturas que son magnéticas – tienen efecto imán- y puede que sean una opción fabulosa para pintar una pared del cuarto de los más pequeños de la casa. ¡Seguro que se lo pasan en grande con ella! 

Consejos para pintar un piso

Es posible que quieras ahorrarte un dinerillo y pintar tu casa tú mismo. Lo cierto es que, por ponerte en situación, mientras que pintar tú mismo un piso de 80 metros cuadrados puede costarte unos 260€, si lo hace un profesional puede suponerte un gasto de unos 1200€.

Si este es tu caso, ¡atento! Te voy a hacer el momento de pintar un piso mucho más sencillo.

Planifica por dónde empezar y prepara el material

Si quieres pintar un piso entero, mi consejo es que empieces por la habitación que esté más vacía. Así, cuando tengas que pintar las otras, podrás despejarlas al máximo metiendo los bártulos en ésta. Tú querías que te contase cómo pintar pisos, ¿no? ¡Pues aquí lo tienes! 

Además, comprueba que tengas todo. Cinta de pintor, papel protector, cubeta, rodillos…¡Si tienes sábanas que no te sirvan, puedes ahorrarte el plástico protector!

¿De qué color pintar el piso?

¿Tienes dudas sobre el color? Haz unos cuantos brochazos en paredes en las que incida la luz de manera distinta y míralas a diferentes horas del día. ¡Cuando está seca, la pintura se oscurece!

Y, si eres todo un amante de las tendencias, mira revistas de decoración ya que hay muchos artículos que hablan sobre pintar un piso con los colores de moda.

Prepara bien las paredes y haz arreglos

Si están en mal estado, hay que lijarlas bien, limpiarlas, darles una imprimación y masillar antes de pintar. ¡La pintura no hace magia!

Si tienen pequeños agujeros o grietas, con un poco de masilla te valdrá. ¡Espera a que se seque, lija y limpia!

Además, aunque el papel pintado es una tendencia que arrasa en diseño de interiores, puede que te hayas cansado de él y quieras algo más simple y menos llamativo.

No te voy a mentir. Es un trabajo bastante delicado y si no te ves preparado, te recomiendo que te pongas en contacto con un profesional. ¡Puede que esté más agarrado que un chicle Orbit a un pupitre! 

Protege muebles y superficies

A la hora de pintar un piso tu mismo, no te dejes ninguna esquina, ninguna puerta ni ningún marco sin cinta de pintor. Los interruptores, si puedes desmontarlos, mejor que mejor y si no, ¡ya sabes!

Por último, en el suelo, te recomiendo que uses mejor papel que cartón porque repele más que el cartón.

Elige la pintura más adecuada

Si tus paredes están en perfecto estado, puedes utilizar pintura plástica para todas las estancias, incluso cocina y baño. ¡Pero hay muchas más opciones!

  • Tixotrópica. Cubre mucho y por ello es ideal para paredes con manchas de grasa, humo, humedad e incluso de moho y de óxido. ¡Tu cocina es la estancia perfecta para utilizar este tipo de pintura! 
  • Antialergias. Evitan la proliferación de ácaros y hongos, y minimizan la emisión de compuestos volátiles.
  • 100% Eco
  • Fotocatalíticas. Hay pinturas que incluso pueden perfumar tu casa porque tienen esencias naturales que desprenden aroma lentamente. Eso sí, el efecto durará tan sólo días. Y también puedes hacer todo lo contrario, neutralizar olores con pinturas que los absorben.
  • Esmaltes. Elígelos acrílicos y no sintéticos: reducirás los disolventes.

 

¿Quieres saber cuánto vas a tener que pagar al mes por tu hipoteca?

El Simulador de Hipotecas de LACOOOP te lo pone fácil

¡En un clic!

Empieza por los techos, sigue por las esquinas y termina por las paredes

¿Sabes por qué? Para poder cubrir las gotas que caigan sobre las paredes. ¡Así evitamos más desperfectos de los necesarios! 

Pinta las carpinterías

Una vez pintadas las paredes, dedícate a las puertas y carpinterías. Lo mejor es trabajar con dos rodillos pequeños de pelo muy corto: uno húmero y otro seco. ¡E intenta pintar a pulso!

Dale otra capa y haz los últimos retoques

Cuanto termines, abre de par en par las ventanas para que la pintura seque bien y en poco tiempo. En el caso de la pintura plástica, espera al menos seis horas entre capa y capa. Si es esmalte, fíjate bien en las indicaciones del envase.

Y ¿qué pasa si es monocapa? No tendrás que darle una segunda capa, pero puede que quizás te cueste algo más pintarla. ¡Ten mucho cuidado! 

¡Ojo! Una vez se haya secado la pintura, no esperes a quitar la cinta de toda la casa. Si la dejas y se seca, hay muchas posibilidades de que se rompa, deje rastro de pegamento en la pared o bien se lleve la pintura con ella.  ¡Y adiós a horas de esfuerzo!

Una vez todo está limpio, echa un vistazo y con un pequeño pincel o con un rodillo pequeño, arregla los posibles desperfectos. ¡Te va a quedar una casa de revista! 

¿Conoces los beneficios e inconvenientes de dormir con antifaz? QUIERO SABER MÁS


  • Compartir

Lo que no te puedes perder


ca Catalan es Spanish es Ingles es Aleman