Estoy completamente segura de que alguna vez en tu vida has escuchados los conceptos bienes privativos y gananciales, pero ¿sabes qué son? 

Si estás casado o estás pensando en hacerlo, créeme que este artículos sobre los bienes privativos y gananciales te va a venir muy bien. ¡Así tu pareja y tú sabréis perfectamente que es de uno y que es de otro! 

¿Qué son los bienes privativos y gananciales?

Por un lado, están los bienes privativos que son aquellos que pertenecen solamente a uno de los cónyuges antes de contraer matrimonio y después. Esto significa que tú puedes arrendar o vender estos bienes sin el consentimiento de tu pareja, salvo en el caso especial de la vivienda familiar.

Por otro, tenemos los bienes gananciales que son los que se hacen comunes para los dos cónyuges durante el matrimonio y siempre que su régimen sea el de la sociedad de gananciales. ¡Recuerda que puedes casarte en separación de bienes, sociedad de gananciales o régimen de participación! 

Sociedad de gananciales

En este tipo de régimen económico matrimonio cada uno de los integrantes pone en común y divide por partes iguales los beneficios obtenidos por cualquiera de los dos durante su vida en común. Un ejemplo de bienes gananciales sería los que se obtienen por el trabajo o la empresa de cualquiera de los cónyuges. ¡Tu sueldo por trabajar en el Santander se divide entre tu marido y tú! 

¿Cuándo un bien privativo se convierte en ganancial?

Si te estabas preguntando si un bien privativo se podía convertir en un bien ganancial, te diré que la respuesta es . Esto se puede hacer mediante lo que se denomina como el negocio de aportación de un bien privativo a la sociedad de gananciales, que se hace en escritura ante notario.

Esta nueva aportación paga impuesto conforme a las reglas generales de toda transmisión de bienes. Si por ejemplo, esta aportación es a cambio de una contraprestación, deberás pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales onerosas. Sin embargo, si es una aportación gratuita, deberás pagar por el impuesto de donaciones. ¡Fácil! 

Bienes privativos: ejemplos más habituales

Como siempre, Mamá siempre quiere que todo te queda lo más claro posible. Por eso, te voy a dar unos cuantos ejemplos de bienes privativos para que no tengas ninguna duda

  • Bienes y derechos que de propiedad al comenzar el matrimonio. ¡Si tu eras propietario de una vivienda, lo sigues siendo tú solo! 
  • Bienes adquiridos después por donación o herencia de otra persona.
  • Bienes adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos.
  • Bienes y derechos patrimoniales propios de la persona. Derechos de autor, derecho a recibir alimentos de parientes…
  • Derechos no transmisibles.
  • Indemnización por daños ocasionados a la persona de uno de los cónyuges. Si te indemnizan por un accidente de tráfico, ese dinero es sólo para ti. 
  • Indemnización por daños causados a los bienes privativos.

Estos son algunos ejemplos, pero hay muchos más. Lo mejor que puedes hacer es consultar, antes de nada, a un abogado para que te detalle con precisión todo lo que es para ti un bien privativo.

 


  • Compartir

Lo que no te puedes perder


ca Catalan es Spanish es Ingles es Aleman