Saltar al contenido

Trans-económicos

¿Eres una persona con gusto de rico atrapado en un cuerpo de tieso?

¡Bienvenido al mundo de los Trans-económicos!

Trans-económico. Trans ¿qué? Trans-e-co-nó-mi-co.

¿Te fastidia pagar comisiones a los bancos? ¿Utilizas Rastreator para no pagar de más y no hacer más ricas a las aseguradoras? ¿Buscas vuelos en ‘modo oculto’ para no subirte el precio a ti mismo? ¿Trivago es tu compañero de viaje? ¿Compras tus electrodomésticos en Mediamarkt porque “tú no eres tonto”? ¿Tu decorador es sueco y su nombre de cuatro letras empieza por I y acaba por A? ¿No te pierdes ni un solo ‘día del espectador’? ¿Crees que los ‘outlets’ son el paraíso de las compras inteligentes?

Si tienes alguno de estos síntomas ¡bienvenido al mundo de los Trans-económicos! El mundo de las personas con gustos de rico pero atrapados en un cuerpo de tieso. Tranquilo, es una comunidad formada por miles y miles de personas que, como tú, todavía no saben que los son. Y ¡cómo no!, aquí está tu madre para abrirte los ojos. ¡Y, a mucha honra, porque ser transeconómico es lo más trendy de la sociedad y, dentro de nada, será trendy topic en las redes sociales!

Orgulloso de ser Trans-económico

Aunque el término no me lo he inventado yo, sí seré yo quien se lo dé a conocer al mundo entero. La próxima renovación del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española ya tiene vocablo nuevo a la vista ¡y si no, ya lo verás! Y dirás orgulloso: “¡fue mi madre quien me lo dio a conocer, fue ella quien me dijo lo que yo era antes de que incluso yo mismo lo supiese! Y es que sólo una madre dice las cosas por su nombre, sin pelos en la lengua. Y, para borrar de mí toda duda de “¿soy-un-bicho-raro?”, concluyó diciéndome “ay, ¡qué orgullosa estoy de ti!”.

Es cierto que para una madre todos sus hijos son iguales, pero ¡a mis transeconómicos que no me los toquen que son ‘los niños de mis ojos’. Y, encima, ¡los tengo por miles!

A un Trans-económico le gusta gastar, pero nunca de más

Y es que, ¿a quién le gusta gastar más pudiendo conseguir lo mismo por menos? Evidentemente a nadie, pero a algunos esto no les importa o no tienen tiempo para buscar la manera de evitarlo. Esta opción es impensable para un Trans-económico. Si hay que gastarse el dinero, se lo gasta y se queda tan a gusto. Pero, siempre-siempre-siempre, va a buscar la manera más rentable de conseguir lo que desea, gastando lo menos posible. Porque no es más rico el que más gasta, sino el que sabe emplear su dinero de la forma más inteligente.

¿Cómo reconocer a un ‘Trans-económico’?

Ya sabemos que personalidad no es lo mismo que carácter, pero las personas Trans-económicas tienen unos rasgos en ambas que les hacen destacar frente a los demás. Pertenecen al grupo de “los-que-se-lo-saben-montar-bien” ¡y eso mola! No te vayas a equivocar. Ser Trans-económico no tiene que ver con los recursos económicos, sino con ser inteligente a la hora de gastarlos. Por eso, los Trans-económicos son personas abocadas al éxito y a tener-siempre-dinero-ahorrado. Gracias a su astucia y picardía, consiguen lo mejor al menor precio. Aunque le salieran los billetes por las orejas, seguiría actuando de la misma manera porque una persona Trans-económica se caracteriza por ser inteligente y alérgica a pagar de más. Ser Trans-económico es una actitud. ¿Te apuntas?

El consejo de mamá

Si te has sentido identificado como una persona Trans-económica ¡enhorabuena! Eres de los que se lo montan bien, y eso será una fortaleza que te acompañará siempre. ¿Sabías que yo soy una madre Trans-económica? En muy poco tiempo, pondré a tu disposición un espacio en el que te sientas ‘como pez en el agua’, con acceso a un montón de trucos y ofertas para conseguir más por menos. Te atrae la idea ¿verdad? Estate atento porque no tardará mucho en ver la luz. Mientras tanto, ¿y si te dijera que la manera Trans-económica de adquirir una vivienda es a través de una cooperativa? Te diré la clave: accederás a la casa que tú quieres, pero con un 20% de ahorro.

¡Bienvenido a la manera inteligente de ahorrar!