Saltar al contenido

Vivir en la ciudad: ventajas y desventajas

vivir-en-la-ciudad

Vivir en la ciudad es para muchos un sueño a cumplir. Las grandes ciudades cuentan con todo tipo de servicios, aunque también tienen algunos inconvenientes que pueden llevar a replantearte vivir en ella. Si siempre has vivido en un pueblo y no sabes si dar el paso, Mamá ha hecho este artículo para disipar todas esas dudas que te rondan la cabeza. ¡Te voy a contar todos los pros y contras de vivir en la ciudad para que tomes una decisión con conocimiento! 

Si quieres que la casa que buscas te encuentre, regístrate gratis en LACOOOP. ¡Te llevará un minuto!

Serás el primero en enterarte de las nuevas promociones de obra nueva ¡y mucho más!

¡Quien antes llega, se la lleva!

 

Ventajas de vivir en la ciudad

Está claro que, a diferencia de pequeños núcleos de población, una de las principales ventajas de vivir en la ciudad es que tendrás acceso a todo tipo de servicios. Desde hospitales, pasando por colegios y terminando por grandes superficies comerciales y deportivas, las ciudades cuentan con equipamientos de todo tipo lo que, a la larga, contribuye a mejorar la calidad de vida. Todo está cerca y todo es accesible. ¡En Madrid, por ejemplo, hay 23 Zaras!

Y si siguiendo con los servicios, algo puede llegar a aburrir de los pueblos es que siempre tengas que ir al mismo restaurante, a la misma tienda, a la misma peluquería… Sin embargo, vivir en la ciudad te permite tener una variedad muy amplia de sitios a los que ir. ¡Muchos locales abren 24/7 y tienen servicio a domicilio, por lo que no tienes necesidad de desplazarte!

Si no tienes carnet de conducir, no posees un coche o, simplemente, no quieres gastar en gasolina, las ciudades ofrecen unos servicios de transporte público de fácil acceso para todos los ciudadanos. Además, cada vez existen más alternativas de movilidad sostenibles. Esa apuesta por el medioambiente también es otra de las bondades de la vida en la ciudad. ¡No faltan iniciativas ‘verdes’ en forma de negocios, talleres o actividades!

Las alternativas de ocio son otra de las ventajas de vivir en la ciudad. Existen actividades para todos los gustos y bolsillos. Museos, cines, exposiciones, conciertos, zonas verdes, restaurantes de toda clase de comida…¡El entretenimiento y la vida social están asegurados! 

 

Además, en la ciudad, encontrarás multitud de alternativas residenciales. Hay infinidad de tipologías de viviendas y en zonas muy distintas. Si te gusta el movimiento y el ajetreo de la ciudad, puedes elegir el centro y conseguir un ático, un piso o un bajo sin ningún problema. Pero, si prefieres la tranquilidad de zonas más alejadas, tienes la opción de decantarte por ellas y llegar a tener una vivienda unifamiliar. ¡Todo en la misma ciudad y sin renunciar a estar cerca de todo! 

Por último, pero quizás lo más importante, es que hay más oportunidades laborales. Es cierto que, hoy en día y, sobre todo, tras la pandemia, cada vez son más las iniciativas públicas que apuestan porque el talento no se marche y la España vaciada no siga despoblándose. Incluso, el 60% de los buscadores de vivienda se alejaría de la ciudad si teletrabajase. Aún así, la ciudad ofrece más posibilidades de empleo al contar con grandes empresas y un mayor número de personas. ¡Las relaciones con los demás pueden hacerte conseguir el trabajo de tus sueños! 

Desventajas de vivir en la ciudad

Aunque me gustaría decirte que vivir en la ciudad es pura perfección, la realidad es que, aunque existen múltiples ventajas, también tiene ciertos inconvenientes. ¡Yo te informo, tú sacas las conclusiones! 

La vida es más cara

Tanto la vivienda como los productos y servicios tienen precios mucho más elevados que en las ciudades pequeñas o en los pueblos. Esto hace que para residir en una ciudad grande, sea necesario tener un buen salario y un nivel de vida ajustado al coste de la vida. Además, tendrás que asumir gastos que no tendrías en una zona rural, como por ejemplo, los billetes de transporte público o los aparcamientos, si es que te mueves en coche. ¡Tomarte un café en el centro puede ser todo un desembolso! 

Puedes estar más aislado socialmente

Pero, Mamá, ¿no me habías dicho antes que puedes conocer mucha gente y hacer una gran vida social? Así es. Sin embargo, la mayoría de las personas que viven en grandes ciudades no conocen siquiera a todos los vecinos de su bloque. En cambio, en los pueblos pequeños las comunidades tienen más vínculos entre sí y, por tanto, suele haber más cooperación y convivencia. ¡Lo bonito que es ir por un pueblo y que todo el mundo se conozca y se salude! 

 

¿No tienes ahorros suficiente para comprar tu casa nueva?

¡Mamá te ayuda a que consigas una hipoteca hasta el 90% de financiación!

¡Qué no haría por ti!

 

Atascos y problemas para aparcar por doquier

Una ciudad no es ciudad si no tiene problemas de aparcamiento y atascos en las horas punta. Esta es la cruda realidad. Los problemas del tránsito se deben al alto número de coches que circulan por las calles y se acentúan cuando hay manifestaciones, obras o accidentes. Además, en el centro de las ciudades, aparcar es complicado así que hay que buscarse la vida en aparcamientos privados o públicos, pero de pago. ¡El tráfico no escapa al incesante ritmo de vida de la ciudad! 

Contaminación acústica y medioambiental

En plena era de la sostenibilidad, la contaminación en los grandes núcleos urbanos es uno de los grandes obstáculos a la hora de plantearse vivir en la ciudad. En las grandes ciudades es un poco más complicado encontrar pisos con grandes balcones, terrazas y  casas con jardín. Por si esto fuera poco, el asfalto ha sustituido lo verde y es más complicado encontrar unos jardines públicos. Aun así, existen y son grandes pulmones urbanos en los que escapar durante unas horas del mundanal ruido y barullo de la ciudad que provoca el ir y venir de gente y de medios de transporte. ¡Muchas personas tienen problemas de estrés por estas razones! 

Mayor inseguridad

La delincuencia es un problema que está presente en todos los sitios, pero es un hecho que en las ciudades se producen más robos o actos vandálicos por persona que en los pueblos. ¡Los delincuentes saben que ahí es dónde pueden encontrarse con un botín más grande! 

Y a ti, ¿qué es lo que más y menos te gusta de vivir en la ciudad?

 

¿Cuánto te pueden subir el precio del alquiler de tu casa? QUIERO SABER MÁS

 

Compartir este artículo:
es Spanish
es Spanish