Saltar al contenido

Tipos de vivienda en régimen de cooperativa

tipos-vivienda-lacooop

Tipos de vivienda hay muchos. A la hora de adquirir tu vivienda en régimen de cooperativa, es muy posible que hayas podido sentir cierta confusión con la terminología empleada. VPO, VPPB, VPPL…Es normal. Nadie nace aprendido, sino que el conocimiento lo vamos adquiriendo a medida que lo vamos necesitando. Y, en materia de viviendas, no se da el caso de la excepción que confirme la regla.

Las cooperativas promueven distintos tipos de vivienda: libre y protegida

Básicamente, existe dos tipos de promociones de viviendas: las que no tienen ayudas y las que tienen ayudas. Las primeras son las conocidas como viviendas de renta libre. Las segundas, como viviendas protegidas.

Las cooperativas de viviendas promocionan tanto viviendas libres como viviendas protegidas. Mientras que a las vivienda libres pueden acceder todas las personas que tengan o consigan la financiación necesaria, a las viviendas protegidas sólo pueden acceder las personas que cumplan con los requisitos establecidos por las diferentes normativas autonómicas.

Me voy a centrar ahora en explicarte en qué consisten las viviendas libres y las viviendas protegidas. Más adelante, te detallaré los requisitos para poder acceder a una vivienda protegida.

Viviendas de renta libre

Las viviendas de renta libre son aquéllas promovidas por una empresa privada. Su precio dependerá de las fluctuaciones del mercado, sin estar sujetas a los precios estipulados por las autoridades públicas. Evidentemente, aquéllas vivienda de renta libre que sean promocionadas por una cooperativa de viviendas gozarán del ahorro económico que implica este régimen al prescindir del promotor. Sin embargo, no gozarán de ningún tipo de subvención estatal o autonómica, salvo el régimen fiscal más beneficioso que se aplica tanto a las cooperativas de viviendas como a las viviendas adquiridas en régimen de cooperativas. El comprador no necesita más requisitos que el de encontrar la financiación necesaria para hacer frente a los pagos para la adquisición de la vivienda. El interés aplicable depende del Euríbor (este indicador marca qué mensualidad de hipoteca tiene que pagar el adquirente de la vivienda al banco).

Viviendas protegidas

La vivienda protegida es un tipo de vivienda promovida por la Administración Pública española, normalmente ofertada a un precio por debajo del de bienes equivalentes en el mercado. El precio de estas viviendas está marcado por el Estado y las Comunidades Autónomas, y varía por la subida anual del IPC. Los intereses tampoco dan mucho lugar a sorpresas ya que no dependen del mercado sino del Consejo de Ministros, que se sienta una vez al año a revisarlos. Al tener los precios controlados, no se disparan. En general, son viviendas con precio final más económico.

Tipos de vivienda protegida

La expresión “vivienda protegida” engloba en la actualidad tanto las antiguas Viviendas de Protección Oficial (VPO), como las Viviendas de Protección Pública. Ambas significan los mismo. Simplemente, antes de denominaban Viviendas de Protección Oficial y ahora se denominan Viviendas de Protección Pública.

Con la nomenclatura actual, existe dos tipos de vivienda dentro de las Viviendas de Protección Pública: de precio básico (VPPB) o de precio limitado (VPPL)

La Vivienda de Protección Pública Básica es un tipo de vivienda protegida destinada a las personas con menores recursos económicos que cumplan con una serie de requisitos.

La Vivienda de Protección Pública de Precio Limitado es una vivienda protegida durante un período de tiempo limitado, durante el cual se requiere autorización de la Comunidad Autónoma para poder venderla o alquilarla a un precio limitado.

Una vivienda se considera protegida cuando la Comunidad Autónoma en la que se encuentra verifica que cumple una serie de características en cuanto a sus dimensiones y precio máximos. Esta verificación la realiza la Comunidad Autónoma quien, tras su correspondiente estudio, tramitará una calificación provisional del proyecto. Posteriormente, tramitará la calificación definitiva de la vivienda terminada.

¿Qué implica adquirir una vivienda protegida?

Adquirir una vivienda protegida, además de la mejora del precio respecto a la vivienda libre, supone también obtener una serie de ayudas financieras por parte del Estado y/o Comunidades Autónomas que consisten, entre otras, en ayudas a la entrada o préstamos convenidos.

Como compensación al precio más económico y a las ayudas financieras, existen una serie de limitaciones: deberá destinarse a vivienda habitual y permanente de familias con ingresos inferiores a una cantidad determinada, y su uso estará regulado durante todo el tiempo que se mantenga el régimen de protección.

Olvídate de venderla por un tiempo

Otra limitación es que no podrás venderla libremente durante un período aproximado de diez años desde la adquisición (este es el plazo medio entre todas las Comunidades Autónomas). En caso de desear venderla antes de que transcurra este plazo, tendrás que solicitar autorización a la Comunidades Autónoma donde esté ubicada y deberás devolver las ayudas que hayas obtenido.

En cualquier caso, mientras la vivienda esté protegida no se podrá vender a un precio libre, sino que su precio de venta estará limitado al que corresponda al precio de la venta a una vivienda protegida del mismo régimen de protección y en la misma ubicación. Además, estará sujeta al derecho de tanteo y retracto. Esto significa que, en caso de que quisieras vender la vivienda, la Administración tendrá preferencia para comprarla sobre cualquier otro interesado. ¡Recuerda! Estos requisitos pueden variar en función de cada Comunidad Autónoma. Mi recomendación es que consultes el Plan de Vivienda Autonómico. En la actualidad se encuentra en vigor el Plan de Vivienda 2018-2021.

El precio máximo de la vivienda variará en función del tipo de protección que tenga, del nivel de renta de la persona que la puede adquirir y de las ayudas a las que tengas derecho. Para conocer todos los tipos de vivienda protegida debes acceder al plan autonómico de vivienda de la Comunidad Autónoma en la que desees adquirir tu vivienda.

El consejo de mamá

Como ves, estaba en lo cierto cuando te aseguraba que tipos de viviendas hay muchos. Me imagino que, después de leer esto, querrás saber si cumples los requisitos para poder acceder a una vivienda protegida. Mi consejo es que accedas a la página web de tu Comunidad Autónoma, y te informes en la sección destinada a la vivienda. Imagínate el ahorro, pues, al ahorro de adquirirla en régimen de cooperativa, se le añadiría el menor precio por ser una vivienda protegida. Te aseguro que las calidades seguirán siendo muy buenas. Ya sabes que, cuando el Estado mete mano en algo, no se la puede jugar con malas calidades porque se le caería el pelo. ¿Quieres saber si eres uno de los que puede beneficiarse de una vivienda protegida? Pues sigue leyendo.

¿Quieres saber cuáles son los requisitos para adquirir una vivienda protegida? QUIERO SABER MÁS

Compartir este artículo: