Saltar al contenido

Terrazas con huerto para urbanitas

El huerto está de moda. Si eres de los afortunados que tiene un pequeño espacio exterior con algo de luz puedes cultivar tus propias hortalizas, mientras encuentras un entretenimiento sano y que te permite ahorrar.

Eso de que para tener un huerto había que irse a vivir al campo ya ha quedado atrás

Hoy en día, vivir en la ciudad no es un impedimento para tener tu propio espacio de cultivo donde sembrar y ver crecer tus propias verduras y hortalizas.

Además de ser una fantástica manera de ocupar nuestro tiempo con una afición de lo más entretenida y relajante, podrás llenar tu despensa con los mejores productos que te ofrece la naturaleza, además de sanos y deliciosos.

¿Necesito mucho espacio?

Cómo voy a cultivar mis propias verduras, frutas y hortalizas si no tengo terraza o balcón. No creas que necesitas metros y metros de balcón para lograr unos tomates. Pueden crecer incluso en una maceta un poco más grande de la que tienes puestas tus petunias.

Para espacios más reducidos puedes optar por un huerto vertical sobre una pared donde podrás cultivar todo tipo de plantas aromáticas, pero si tienes algo más de espacio, una solución muy práctica y recomendable es usar mesas o espacios de cultivo. ¡No es necesario ni que vayas a comprarlas! Hazlas tú mismo con recipientes y materiales reciclados.

Lista de imprescindibles para tu huerto

Sea cual sea la distribución y espacio de que dispongas, lo que debe tener tu huerto como premisa imprescindible es un buen sistema de drenaje y buena iluminación natural, sobre todo si tu idea es plantar tomates, pepinos o berenjenas. Sin embargo, no necesitarás tanta luz si quieres sacar unas estupendas fresas, judías o guisantes para hacer ricas ensaladas o meriendas.

Además de respetar esa necesidad de luz, la temporalidad de cada fruto te marcará la pauta de siembra y recogida.

No te olvides tampoco de algo muy importante para tus plantas: que reciban los nutrientes que necesitan por medio de sustratos. Así, es importante que el suelo tenga una proporción de 60% de sustrato para darle estructura, y el resto que funcione como abono. En el mercado podrás encontrar actualmente preparados ya específicos para huertos urbanos.

¡No te olvides del riego!

¿Y qué pasa con el riego? Es esencial estar pendiente de la humedad constante que requiere cada cultivo y la tierra, pero no por ello excedernos a la hora de regar. Así, lo mejor es hacer un riego manual con regadera, cuando el espacio no es demasiado grande. O bien, se puede optar por un riego por goteo automático con lo que la humedad estará controlada de forma constante.

Cuéntaselo a mamá

El huerto es una estupenda actividad para desarrollar en familia e inculcar hábitos saludables a tus hijos desde su más tierna infancia. ¿Tienes huerto en tu casa? Cuéntame qué cultivas y cómo es tu experiencia con agricultor urbanita. Estoy deseando escucharte!

Podrás ahorrar hasta 9.000€ en el IRPF por las reformas de tu casa QUIERO SABER MÁS

Compartir este artículo: