Saltar al contenido

¿Qué implica ser socio de una cooperativa?

Qué es ser socio de una cooperativa de viviendas es lo primero que debes tener claro si estás valorando adquirir una vivienda en régimen de cooperativas. Y, si formas ya parte de una cooperativa, este post puede ser enriquecedor. ¡Mamá te lo explica claro!

¿Qué es ser socio de una cooperativa de viviendas?

Vale, no te voy a anticipar acontecimientos. Es mejor que empecemos poco a poco. Para comprender qué implica exactamente ser socio de una cooperativa de viviendas es necesario entender que vas a formar parte de una comunidad que comparte un interés común:  adquirir su vivienda en las mejores condiciones y con las mejores calidades, pero más barata.

 

Si quieres que la casa que buscas te encuentre, regístrate gratis en LACOOOP. ¡Te llevará un minuto!

Serás el primero en enterarte de las nuevas promociones de obra nueva ¡y mucho más!

¡Quien antes llega, se la lleva!

 

También implica que no hay promotor inmobiliario, sino que los socios de la cooperativa son los propios co-promotores de la vivienda. Por eso, una de las principales ventajas de las cooperativas de viviendas es que te ahorras en torno a un 20%, más o menos lo que supondría la comisión del promotor inmobiliario. Pero también, debes tener en cuenta que ¡tus decisiones afectan a los demás!

Además, es importante que tengas claro que el régimen cooperativo requiere entender que hay que cumplir tres hitos importantes:

  1. Comprar el terreno sobre el que edificar las viviendas.
  2. Aunar el colectivo interesado en convertirse en socios.
  3. Conseguir la financiación para construir las viviendas.

Y, sobre todo, Mamá siempre te recomienda que te hagas socio de una cooperativa de viviendas que esté coordinada por una gestora de cooperativas experta. ¡Es la directora de orquesta y la que conseguirá que el proyecto sea un éxito!

Todas las promociones en régimen de cooperativa que encontrarás en el buscador de viviendas de LACOOOP están coordinadas por una gestora experta. ¡Promesa de Madre!

 

El buscador nº1 de cooperativas de viviendas está en LACOOOP

Es el único que consigue que la casa que buscas, te encuentre.

¡Como Mamá, nadie!

 

¿Quién puede ser socio de una cooperativa de viviendas?

¡Toma nota!

  • Personas físicas y jurídicas.
  • Personas públicas y privadas.
  • Comunidades de bienes.

¡Ojo! Podrán ser socios cada una de estas personas y comunidades en función de la actividad de la cooperativa y serán sus Estatutos los que establezcan los requisitos que deberás cumplir para convertirte en socio de la misma. Por supuesto, no pueden ir en contra de lo que establezca la ley.

 

¿Cuáles son los principios que rigen el cooperativismo?

Una cooperativa de viviendas es una sociedad con personalidad jurídica propia constituida por personas que se asocian voluntariamente, sin ánimo de lucro y con estructuras y funcionamiento democráticos.

Dicho funcionamiento se regirá por lo establecido en sus Estatutos, donde se recogerán sus principales características y normas de funcionamiento.

Cuando pasas a formar parte de una cooperativa de viviendas asumes tácitamente unos principios cooperativos que se concretan en:

  • Adhesión voluntaria y abierta.
  • Participación económica de los socios.
  • Autonomía e independencia.
  • Formación e información.
  • Interés por la comunidad.
  • Auditoría de cuentas al tratarse de una sociedad fiscalmente protegida y que permite la transmisión de la participación.

 

Mamá resuelve GRATIS todas tus dudas sobre cooperativas

Conviértete en un experto con la Asesoría Gratuita de LACOOOP y da el paso con seguridad

¡En un clic!

 

¿Cuál es la doble condición del socio de una cooperativa?

Además, adquieres una doble condición. Por una parte, eres el adjudicatario de la vivienda. Por otra, te conviertes en co-promotor de la cooperativa de viviendas. Recuerda que el principal motivo de ahorro que ofrecen las cooperativas de viviendas es que desaparece el promotor, y, por tanto, su margen.

En consecuencia, la cooperativa de viviendas se convierte en la sociedad promotora y, por ello, dueña de la promoción. Por lo tanto, los socios cooperativistas son, además de adjudicatarios de las viviendas -cada una de la suya- co-promotores de todo el proyecto inmobiliario.

Esto significa que todo lo referente a la construcción de las viviendas es sufragado con las aportaciones del socio cooperativista y el préstamo promotor que concede una entidad financiera. ¡Poco a poco, Mamá te lo irá desgranando todo!

 

¿Qué necesito para entrar en una cooperativa de vivienda?

Como socio de una cooperativa de viviendas tienes derecho a participar en cada una de las etapas por las que atraviesa la promoción desde el momento de tu incorporación. Esto se hace a través de la Asamblea General que es la máxima expresión de democracia dentro de las cooperativas de viviendas. ¡Tendrás voz y voto!

Esta participación intensa y democrática es donde reside – junto con el ahorro – el mayor atractivo de las cooperativas de viviendas. A través de ella no sólo conseguirás la máxima calidad en la realización de las viviendas al mejor precio, sino también en un entorno óptimo.

 

Diferencia entre inscrito y socio en una cooperativa de vivienda

Inscrito y socio de una cooperativa de viviendas ¿es lo mismo? ¡En absoluto!

Te voy a explicar de manera clara qué implica ser inscrito y qué implica ser cooperativista de viviendas. ¡Como Mamá, nadie!

¿Qué implica estar inscrito en una cooperativa?

Al inscribirte en una cooperativa de viviendas, adquieres un número de inscripción que te permitirá escoger la vivienda que tú quieres por delante de los que se hayan inscrito después que tú, pero no de los que adquieran la condición de socio antes que tú. ¡Te lo explico!

Un inscrito es aquella persona que realiza una solicitud de vivienda a la expectativa de convertirse en su adjudicatario. Por tanto, el inscrito no tiene vivienda reservada ni es socio de ninguna cooperativa.

Cuando una persona se inscribe a una cooperativa de vivienda lo que hace es mostrar su interés hacia la promoción, recibir información y rellenar un formulario con sus datos. En ese formulario queda reflejada la vivienda que le interesa, siempre y cuando esté disponible. Esto es, no haya sido escogida previamente por un socio cooperativista.

Además, aporta una señal simbólica que le sería devuelta inmediatamente por la gestora de la cooperativa, en el caso de que finalmente no decidiera formar parte de proyecto común.

En el caso de que dos personas se inscriban y demuestren interés por la misma vivienda, el segundo inscrito deberá esperar a que la vivienda en cuestión quede disponible o tendrá que escoger otra. Salvo que decida convertirse en socio. Es decir, si el segundo interesado en la misma vivienda decide adquirirla mediante la firma del contrato de adjudicación, la gestora de la cooperativa avisará al primer inscrito para notificarle que hay un segundo interesado en la misma vivienda con intención de convertirse en socio. A partir de esa notificación, depende de la determinación y rapidez con la que el primer inscrito interesado actúe para convertirse en socio.

¿Qué implica ser socio de una cooperativa?

La condición de socio se adquiere con la firma del contrato de adjudicación y el ingreso en la cuenta bancaria creada al efecto de la señal para reservar tu viviendaEs importante que tengas claro que, tanto la señal como los sucesivos pagos mensuales, son pagos a cuenta del precio de la vivienda.

Ser socio cooperativista implica varias cosas.

Para empezar, el socio cooperativista ya tiene reservada en firme la vivienda que ha escogido. Ésta no podrá ser bajo ningún concepto ofrecida por la gestora de la cooperativa a ninguna otra persona interesada – independientemente de que sea inscrito o socio. En el caso hipotético de que el socio cooperativistas decidiera dejar de serlo mediante la firma del correspondiente contrato de rescisión, la vivienda volvería a estar disponible y se ofrecería respetando en todo caso el orden de inscripción.

Además, el socio cooperativista se convierte en titular de los derechos y obligaciones que vienen establecidos tanto en el contrato de adjudicación como en los propios Estatutos de la cooperativa.

También, deberá hacer frente al programa de pagos que le corresponda según la vivienda que haya adquirido. Y, como todo hijo de vecino, tendrá que sufragar los gastos necesarios para escriturar su vivienda.

 

El consejo de mamá

Pertenecer a una cooperativa de viviendas implica formar parte de una comunidad que comparte un objetivo común y en la que hay que cumplir unos hitos paulatinamente. Te sentirás en casa desde el principio porque tu opinión será importante y tenida en cuenta. Recuerda que no estás tú sólo. Mi recomendación es que adoptes desde el principio una actitud positiva y de respeto al prójimo. No olvides que el beneficio de todos será tu propio beneficio.

¿Quién puede ser socio de una cooperativa de viviendas? QUIERO SABER MÁS

Compartir este artículo:
es Spanish
es Spanish