Saltar al contenido

Sobrevivir a un viaje en coche con tu bebé: lo que nunca puede faltar

viajar en coche con bebe

Bebé a bordo. Con las vacaciones a la vuelta de la esquina, es posible que ya estés planeando alguna escapada con tu recién estrenada familia y tienes dudas de si tu pequeño aguantará un viaje en coche. ¡Pues estás de enhorabuena! Aquí tenemos cuatro consejos imprescindibles que toda buena madre/buen padre debe recordar antes de echarse a la carretera con un bebé entre la tripulación.

Si este verano viajas en coche con tu bebé, no te puedes perder estos cuatro imprescindibles

Con las vacaciones a la vuelta de la esquina, es posible que ya estés planeando alguna escapada con tu recién estrenada familia y tienes dudas de si tu pequeño aguantará un viaje en coche. ¡Pues estás de enhorabuena! Aquí tenemos cuatro consejos imprescindibles que toda buena madre/buen padre debe recordar antes de echarse a la carretera con un bebé a bordo.

La silla adecuada siempre, ¡sin excusas!

La norma imprescindible por excelencia es contar con una silla adecuada a la edad, peso y estatura de tu bebé. Sí, ya sabemos que esto parece súper evidente, pero luego llegan esas situaciones (que si el abuelo lo va a llevar al pueblo y no está lejos, que si no cabemos todos…). Pase lo que pase, esta norma no te la puedes saltar.

Modifica tu organización en lo que sea preciso, pero un bebé solamente debe viajar en condiciones de seguridad apropiadas. Y sin excepciones. Palabra de madre.

UVA, UVB, UVC… Protege a tu bebé

Seguro que te ha pasado incluso a ti. Ese rayo que te da en plena cara y que, además de causarte calor, te molesta enormemente en los ojos. Pues a tu bebé le sucede lo mismo. Y créeme. Te vas a arrepentir si tu pequeño va plácidamente dormido y un inoportuno rayo de sol en la cara lo despierta de su siesta.

Así que hazte con unos buenos parasoles o, en caso de necesidad, tira de una muselina grande convenientemente pillada con la ventanilla. Hasta un pareo de los que llevas en la maleta te puede solucionar la situación en caso de emergencia.

Yo siempre uso @Isdin. Me encanta su línea «Pediatrics» especial para el cuidado de la piel de los bebés

Carga tu coche de juguetes

Este punto no aplica si tu bebé es un recién nacido, pero si ya tiene algunos meses y le llaman la atención los objetos y los colores, lleva variedad para salir del paso cuando empiece a estar cansado del paisaje.

Si tienes la suerte de viajar con otro adulto al volante y puedes sentarte en la parte trasera junto a tu bebé, comprobarás que llevar una bolsa llena de sorpresas para momentos de emergencia, te puede ahorrar más de una parada. Y sigue un consejo de madre. ¡No los quemes todos demasiado pronto!

Si algo le llama la atención y parece entretenido, exprímelo antes de ir a por otra sorpresa de tu bolsa mágica o te quedarás sin opciones antes de llegar a tu destino. Y una última cosa, siempre que sea posible elige juguetes por encima de dispositivos electrónicos, que además de ser desaconsejados en niños muy pequeños, pueden causar mareo.

Viajar con niños es viajar sin mirar el reloj

Olvídate de eso de “llegamos para la comida” o “esperadnos para cenar”. Los viajes con niños pequeños están llenos de imprevistos y lo que hacías casi de un tirón en cuatro horitas, puede estar cuajado de paradas de emergencia. Ese pañal que hay que cambiar (para la salud de todos los ocupantes del vehículo), una toma improrrogable, una rabieta que no consigues consolar…

Lo mejor es viajar sin agobios y hacer las paradas necesarias para que el viaje no se convierta en una tortura para mayores ni pequeños. Así que ármate de paciencia e intenta disfrutar del camino.

Cuéntale a mamá

Y tú, ¿tienes un truco infalible para que los viajes con niños no se conviertan en una pesadilla? Compártelo en comentarios y todas las madres/padres te estaremos eternamente agradecidos.
¡Felices vacaciones en familia!

Compartir este artículo: