Saltar al contenido

Segunda vivienda ¿comprar o alquilar?

segunda-vivienda-lacooop

La segunda vivienda es el tema de conversación de muchas tertulias familiares. Todos soñamos con tener una pequeña casa al borde del mar o en nuestro pueblo familiar.

Aspectos a tener en cuenta cuando quieres una segunda vivienda

Si eres de los que estás pensando en comprar una segunda residencia, hazme caso como buena madre y ten en cuenta los pros y los contras de comprar o alquilar esta nueva casa.

Lo que se hace en un primer momento es mirar si las cuentas de cada uno están saneadas para hacer frente a esta inversión y si, a la larga, va a salir más rentable que alquilar cada año un apartamento en la misma zona donde quieres tener tu segunda residencia.

¿Para vivir o para invertir?

Piensa también si quieres que ese nuevo inmueble sea tu residencia durante una temporada al año o si, en realidad, ves más esa casa como una inversión para tus ahorros y sacarle rendimiento con un arrendamiento a terceros. Otra cosa es que la disfrutes tú y tu familia pero que la alquiles durante algunos meses o semanas que está vacía para sacar algún beneficio económico… aunque te costará años recuperar la inversión de la compra inicial.

Si únicamente vas a utilizar esa vivienda para unas semanas en verano, quizá te sea más lógico y rentable alquilar un apartamento por esos días y dejarte de líos. Otra cosa es tener algo en propiedad en un pueblo o ciudad a la que os escapáis todos los findes de semana, puentes, festivos, todo el mes de verano (cuando el trabajo te dé vacaciones) o disfrutéis allí de las fiestas de Navidad. Entonces, haciendo números, igual es una buena idea comprarla.

Piensa un poco más antes de lanzarte

De esta manera, antes de nada, debes pensar, te lo dice tu madre, si puedes hacer frente a dos hipotecas en el caso de que no tengas pagada la de tu casa habitual y tengas que asumir este nuevo desembolso económico.

Si esto no es problema, seguimos con los aspectos a tener en cuenta. Además del importante coste que te puede suponer comprar una casa nueva, piensa si esta viene amueblada o tendrás que sumar más dinero a tu inversión.

Y no te olvides de su mantenimiento sobre todo si tiene jardín o piscina, además de los gastos de seguros, comunidad o posibles desperfectos que haya que arreglar. Eso se paga cada mes.

Cuéntale a mamá

Si tienes una segunda residencia, te animo a que compartas con nuestra familia si la compraste o la alquilaste. Y qué fue lo que te inclinó a tomar esa decisión. Tu experiencia puede inspirar a personas que estén indecisas. 

Compartir este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *