Saltar al contenido

¿Qué escoger antes? ¿La casa o el colegio?

escoger antes casa colegio

¿Qué escoger antes? Qué buena pregunta. Es la duda que se hacen muchas familias con hijos. Para casi todos nosotros la compra de una vivienda es una de las decisiones más trascendentes que tomaremos nunca. En principio, será nuestro hogar por muchos años (si no para el resto de nuestra vida), y hay que tener cierta perspectiva a la hora de poner nuestro análisis sobre la mesa.

Los principales aspectos a tomar en cuenta son el presupuesto, el tipo de vivienda en la que quiero vivir, el estilo de vida que me gusta, el tráfico, los horarios laborales y la autonomía de los hijos.

Para identificar qué escoger antes, hay que pararse a pensar qué tipo de vida quieres llevar y ver las cosas con perspectiva 

Tomar una decisión tan importante sobre aspectos transitorios es muy probable que nos lleve a encontrarnos hipotecados en una vivienda muy alejada de las nuevas realidades que afrontamos. Por ejemplo, residir en el barrio de moda de una gran ciudad puede tener un enorme atractivo para una pareja joven y ávida de participar en el bullicio vibrante del centro, pero quizá se torne en un entorno casi hostil cuando lleguen los niños a su hogar.

Tener casa y colegio cerca te da libertad y te permite ahorrar 

Si ya tienes hijos, sabrás que, en el precario equilibrio de la logística familiar, contar con un colegio próximo a tu casa supone un todo un mundo de ventajas. Y más aún si resides en una gran ciudad, donde coger el coche a la hora punta y cruzar varios barrios supone toda una prueba de paciencia. Si todavía no tienes niños, pero formar una familia está en tus planes de futuro, presta atención. Una parte muy importante de tu vida en los próximos años estará ligada a la situación escolar de tus hijos, por lo que es una variable que no puedes subestimar.

Si el colegio está muy lejos, los horarios de los progenitores quedan supeditados a los de la jornada escolar. Además, supone un impedimento para que los niños vayan ganando independencia y asumiendo responsabilidades al crecer. Estas limitaciones y obligaciones paternas no se limitan a los días de colegio. Si el centro educativo no es cercano, la mayoría de sus amigos tampoco residirán en el mismo barrio y te verás obligado a actuar como padre o madre taxista cuando lo inviten a casa de algún amigo, cuando haya fiestas de cumpleaños… La vida social de los más pequeños hoy en día resulta bastante intensa.

Tener la casa y el colegio cerca te permite conciliar mejor

Si, por el contrario, eliges un barrio que cuente con las dotaciones de centros educativos suficientes, todas estas cuestiones logísticas se simplifican enormemente. La posibilidad de ir andando cuando tengan edad suficiente o, incluso, acompañados de otros vecinos desde edades más tempranas, puede significar una flexibilidad determinante para la conciliación de horarios. Un barrio con escuelas infantiles, centros de primaria y secundaria e instalaciones públicas adaptadas para el ocio infantil, asegura muchos años de ventajas en el seno de la vida familiar. Los datos estadísticos indican que hay un ligero repunte en el precio de las viviendas que se sitúan en un radio de 500 metros de los centros escolares. La comodidad, me temo, se paga.

No es ninguna locura que, para saber qué escoger antes, analices las características de un barrio o zona residencial, echar un vistazo a los centros educativos de la zona: conocer si hay centros públicos, privados o concertados, familiarizarse con sus proyectos educativos y oferta de servicios complementarios, recabar algunas opiniones de personas del entorno… Como madre, te aseguro que tener el colegio de tus hijos cerca de tu casa, no sólo te dará a ti una libertad mayor en el tiempo y te permitirá conciliar mejor – por no hablar de los atascos que te vas a evitar -, sino que tus hijos aprenderás a ser más autónomos y responsables. ¡En esta vida hay que ser prácticos!

Compartir este artículo: