Saltar al contenido

No tenía prisas por entrar a vivir en mi nueva casa, pero sí tenía claro que quería comprarla a precio de coste

Creo que lo que ocurrió entre las cooperativas de viviendas y yo fue un flechazo. Yo no tenía prisas por entrar a vivir en mi nueva casa, pero sí tenía claro que quería comprarla a precio de coste. Trabajo en el mundo de la intermediación y sé que, desde que un producto sale de la fábrica hasta que llega al consumidor, hace muchas paradas que incrementan su precio final. Cuando descubrí que en las cooperativas de viviendas no existe promotor, entendí que me podía ahorrar bastante dinero accediendo a una casa de alta calidad. Lo único a lo que dediqué tiempo fue en dar con la vivienda que quería y que la promoción estuviera coordinada por una gestora experta. Por supuesto, la encontré ¡Mi vivienda ya se está construyendo!Mónica Velasco