Saltar al contenido

Los edificios inteligentes evolucionan

lacooop-edificios-inteligentes

Los edificios inteligentes cada vez son más numerosos en las sociedades civilizadas, y su futuro es muy prometedor. De hecho, son parte del futuro y el límite de sus posibilidades es infinito. Son uno de los elementos que componen las ciudades inteligentes, aunque no el único. Según un informe de Berg Insight, los smart buildings – así se les denomina en inglés – tendrán 483 millones de dispositivos conectados a nivel mundial. Esto supondría un aumento anual promedio del 33% respecto a los 153 millones de dispositivos conectados que se instalaron en 2018.

Por otra parte, según MarketsandMarkets, el sector de los edificios inteligentes facturará 105.000 millones de euros en 2020. Esto representa un aumento medio anual de casi un 12%.

¿Qué es un edificio inteligente?

Los edificios inteligentes son los que disponen de sistemas e instalaciones que permiten realizar su gestión y control de manera automatizada. Sus beneficios son múltiples y redundan en favor de la eficiencia energética, la sostenibilidad, la seguridad, la usabilidad y la accesibilidad de cualquier persona.

Desde un punto de vista práctico, son muchas las prestaciones que un smart building puede automatizar. Entre ellos, destaca la iluminación y electricidad, la climatización, las telecomunicaciones, los sistemas de seguridad, los métodos multimedia y los controles de acceso. Para conseguir que estas prestaciones sean automatizadas, los edificios inteligentes emplean diferentes sistemas. Los más destacables son el Internet de las Cosas (IoT) y el análisis predictivo. A través de ellos, estos edificios disponen de sistemas de control integrado. De esta manera, además de controlar todas estas prestaciones desde un único dispositivo – que puede ser el móvil -, es posible anticiparse a cualquier problema. Esto último es tremendamente útil porque permite actuar de manera rápida y evitar males mayores.

¿Cuál es la tendencia en los edificios inteligentes?

El futuro prometedor de los edificios inteligentes en las sociedades desarrolladas ha hecho que los expertos estudien qué desarrollos tecnológicos van a marcar tendencia en este mercado. Así lo han hecho los expertos de Johnson Controls Building Techonologies & Solutions. Según ellos, los edificios inteligentes van a contar con las siguientes prestaciones en los próximos años:

Predicción del comportamiento: Soluciones basadas en tecnologías como el Central Plant Optimization (CPO) permiten realizar controles predictivos de rendimiento. Estos controles optimizarán los costes de las operaciones del edificio y permitirá que su rendimiento sea el adecuado en cada momento. 

Gemelos digitales: Consiste en replicar virtualmente un producto, un servicio o un proceso para simular el comportamiento de su “gemelo” físico. Es muy interesante porque, antes de empezar el diseño de un edificio, su gemelo digital será capaz de analizar toda la información generada desde el sistema de gestión del edificio. De esta manera, se podrá aumentar su eficacia en torno a un 10% en prestaciones tales como su iluminación, sistemas antiincendios y seguridad. También sobre sus inquilinos y personal del edificio.

Eficiencia energética: Es un dato objetivo que, en la actualidad, el 47% de la energía en el mundo es consumida por los edificios. Y, lo más significativo, es que la mitad de este gasto energético proviene de las enfriadoras. Por ello, uno de los objetivos tecnológicos es controlar su consumo energético. Soluciones como la Smart Connected Chiller (SCC) permiten una conexión segura que envía todos los datos de la enfriadora a una base de datos. Es de alta seguridad y reside en la nube. De esta manera, es posible el mantenimiento proactivo de los elementos básicos de la enfriadora pudiendo reducir su consumo energético hasta en un 35%. 

Los edificios inteligentes benefician al medio ambiente y a las personas

Cuidado de las personas: El conocido como “síndrome del edificio enfermo” caracteriza a muchos de los edificios construidos en los últimos veinte años. Consiste en que sus ocupantes padecen una serie de problemas de salud que desaparecen cuando los abandonan. Algunos de ellos son dolor de cabeza, picor de ojos o náuseas. En muchos casos, son consecuencia de un mal filtrado del aire o una incorrecta gestión de la climatización del edificio. Soluciones como los paneles de control HVAC (siglas en inglés de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado) garantizan la protección de los dispositivos inteligentes del sistema. Esto redunda en la salud, no sólo del edificio, sino también de sus ocupantes.

Integración total: Al igual que el cuerpo humano necesita un cerebro que lo coordine, los edificios necesitan otro que coordine sus subsistemas. Esto se consigue a través de la tecnología Building Management System (BMS) que permite la supervisión y control total de las diferentes partes del edificio. Se trata de sistemas de automatización integral de los inmuebles a través de altas tecnologías. Estas soluciones integran los sistemas de climatización, iluminación, afluencia, ascensores, seguridad y protección contraincendios que redundan en una mayor eficiencia energética. Al reunir la información necesaria, se pueden tomar decisiones más inteligentes y seguras. Además, aumentan el confort, seguridad y productividad de sus ocupantes.

El clipping

Si quieres conocer qué dice la prensa española sobre esta noticia en torno a los edificios inteligentes, aquí tienes unos cuantos enlaces de interés.

Inmodiario: Las 5 tendencias que están transformando el sector de los Edificios Inteligentes.

Interempresas: La predicción del comportamiento, el futuro de los edificios inteligentes.

El Universal: Edificios inteligentes ahorran 40% de energía.

Compartir este artículo: