Saltar al contenido

La cooperativa de vivienda paso-a-paso

lacooop-la-cooperativa-de-vivienda-paso-a-paso

Entender la Cooperativa de Vivienda Paso-a-paso de la mano de madredelascooperativas es fácil. Si no lo has hecho ya, te recomiendo que antes aprendas lo que significa ser socio de una cooperativa de vivienda. Ahora te voy a explicar los distintos pasos que se dan para adquirir tu vivienda de manera inteligente. Tu vivienda de calidad a precio de coste, y con todas las garantías.

Primer paso: La gestora

Casi tan importante como escoger tu vivienda, lo es asegurarte de que la cooperativa de viviendas a la que te vas a asociar está coordinada por una gestora experta. Es la directora de orquesta, y de ella depende el éxito del proyecto. En mi buscador de viviendas, todas son expertas ¡Palabra de Madre!

Segundo paso: Hacerse socio

Cuando te haces socio de una cooperativa de vivienda significa que te conviertes en parte de la cooperativa. Algo que parece tan evidente, es además relevante porque determinará el orden de prelación a la hora de escoger tu vivienda. Normalmente va acompañado del pago de una cantidad económica – establecida en los Estatutos – que pasa a formar parte del capital social de la cooperativa, dirigido a su constitución y mantenimiento.

Tercer paso: La firma del contrato de adjudicación

El contrato de adjudicación significa que – además de contraer los derechos y obligaciones en él reflejados – se te adjudica una vivienda concreta. La que tú hayas escogido de entre las que te corresponden, respetando el orden de prelación antes mencionado. Por eso siempre digo que ¡quien antes llega, antes se la queda! Ojo, quien-antes-llega-y-firma-el-contrato-de-adjudicación-y-paga. No basta sólo con hacerse socio y aportar el capital social. A la firma de este contrato le acompaña el abono del % de la entrada establecido en los Estatutos ¡Es cuando se tiene que desembolsar más dinero!

La cooperativa de vivienda paso-a-paso te da el poder del conocimiento

Cuarto paso: Las aportaciones a cuenta de tu vivienda

¡Enhorabuena! Esa casa ya es para ti. Una de las muchisisisisisimas cosas buenas que te ofrece una cooperativa de viviendas, es que puedes pagar la entrada en cómodas mensualidades. La entrada suele representar el 20% del valor total de la vivienda. Sólo a través de una cooperativa de vivienda podrás abonarla en cuotas mensuales desde la firma del contrato de adjudicación hasta la entrega de llaves. Este período suele rondar los dos años desde la concesión de la licencia de obra mayor. El contrato de adjudicación establecerá la cuantía de cada una de estas mensualidades ¡Ahorrarás mientras pagas tu casa!

Quinto paso: La gestora trabaja, tú decides y pagas

En esta fase es importante que tengas claro – y recuerdes – lo que es ser socio de una cooperativa de vivienda. Mientras tú vas pagando las aportaciones a cuenta de tu casa, la gestora experta va a estar lidiando con tres grandes retos: juntar el colectivo, conseguir la financiación para el préstamo promotor y “pelearse” con el ayuntamiento para que no se demore en la concesión de las licencias.  La gestora de informará de los avances – o estancamientos – en las asambleas de socios ¡Tú voz y voto son importantes!

Sexto paso: La entrega de llaves

¡Enhorabuena! Tu vivienda ya ha sido construida. La entrega de llaves no es otra cosa que elevar a escritura pública y ante notario el contrato de adjudicación. De esta manera, la vivienda que te había sido adjudicada pasa a ser de tu propiedad. En ocasiones, hay que abonar otro % de la entrada. Pero, como bien sabes, eso será lo que recojan los Estatutos y el contrato de adjudicación ¡Por supuesto, te entregan las llaves de tu vivienda!

Séptimo paso: La hipoteca

La casa ya es tuya ¡pero te queda aproximadamente el 80% pendiente de pago! Hay tres escenarios posibles: lo pagas a toca-teja, contratas un préstamo hipotecario con un banco o te subrogas en la hipoteca de la casa. Si puedes hacer los primero ¡eres un privilegiado! La segunda opción, significa que escoges la hipoteca que tú quieras con el banco que tú quieras, pero tendrás que pagar comisión de apertura. La tercera opción suele ser la mejor porque la gestora de la hipoteca suele conseguir mejores condiciones hipotecarias al negociar varias hipotecas al mismo tiempo. Esto es lo que ocurriría si no puedes pagar la hipoteca.

Octavo paso: La disolución de la cooperativa

Nuevamente, los Estatutos de la cooperativa establecen qué es lo que va a pasar cuando se hayan entregado las llaves de todos los pisos. Lo normal es que la cooperativa se disuelva. Sobre todo, en los casos en los que haya sido gestionada por una gestora experta externa. En aquellos casos en los que la cooperativa se haya constituido desde el principio por un grupo de personas – sin gestora de por medio – los socios decidirán si se disuelve o no. Consejo de Madre: sacar adelante una cooperativa de viviendas sin la profesionalidad que aporta una gestora experta es muy difícil. No te lo recomiendo.

Si este artículo te ha resultado de utilidad, compártelo con tu gente ¡A ellos también les ayudará! Y no olvides que en la sección Mundo Cooperativas de lamadredelascooperativas.com podrás convertirte en un experto en cooperativas de viviendas ¡gratis! Y, en mi buscador de viviendas, todas las viviendas son a precio de coste.

¿A qué estás esperando?

Compartir este artículo: