Saltar al contenido

La familia que hace ejercicio unida ¡permanece unida!

familia unida por el ejercicio

Hacer ejercicio en grupo te ayuda a vencer la pereza. ¿Has probado practicarlo en compañía de tu hijo? Es una experiencia que no sólo cuidará vuestra salud, sino que reforzará vuestra comunicación y relación familiar.

Si es que no se le puede poner ninguna pega a los beneficios de hacer ejercicio. Ayuda a mejorar nuestra salud cardiovascular, nos quita esos kilos de más (sobre todo de cara al verano), mejora nuestra resistencia y fuerza muscular, nos ayuda a dormir y caer rendidos en la cama.

Hacer ejercicio es el mejor antídoto para olvidarnos del estrés y las preocupaciones

¿Y qué tal si compartimos esta lista de lo más saludable con una de las personas que más queremos en la vida? Nuestro hijo.

Practicar algo de ejercicio físico, sobre todo cuando nuestro hijo es pequeño, no sólo redundará en su educación – al adoptar un buen hábito -y en su salud en general, sino que será una estupenda forma de afianzar la relación padre e hijo, al tiempo que compartís un fantástico tiempo juntos.

¿Cómo motivar a los niños para que hagan ejercicio con sus padres?

Lo primero de todo es el ejemplo. Si nuestro hijo nos ve todo el día con el mando de la tele, mucho me temo que su camino será idéntico. Ésta es la primera fuerza de motivación para que el niño quiera hacer deporte con nosotros y, con más edad, sólo o con su grupo de amigos. ¡Arriba!

Es importante no presionarle ni querer que sea el próximo Messi, sobre todo si el propio niño no quiere serlo o no tiene capacidades para hacerlo. Tu hijo debe ver el deporte como un buen hábito para divertirse. Además, ese ejercicio le servirá para reforzar la sana competencia y que no siempre se gana, así como la importancia del trabajo en equipo

Los mejores deportes para practicar con tu hijo

Natación

Puedes empezar a practicar este completo deporte con tu hijo enseñándole a nadar, o bien pasando un estupendo rato juntos los fines de semana cuando ya sepa desenvolverse sólo en el agua.

Ciclismo

Si lo que os gusta a ambos es la bici, puedes recorrer preciosos senderos con tu hijo entre la naturaleza y vivir cientos de aventuras que serán un secreto sólo para vosotros dos.

Patines

Tras los problemas iniciales de mantenerse en pie, sin romperse la “crisma”, patinar es una forma de lo más divertida de liberar endorfinas y ejercitar todo el cuerpo. Y qué mejor que hacerlo con tu hijo.

Fútbol

El clásico entre los clásicos. La típica “pachanga” entre padres e hijos. Si el partido no llega a una disputa sobre si ha sido gol, penalti o si uno es mejor que otro con el balón (¡Ay, miedo me dan estos dos!), pasar la tarde dando unos toques al balón será una forma estupenda de hacer una actividad física de forma conjunta.

El consejo de mamá

Ya es hora de levantarse del sofá y salir al aire libre a practicar algo de ejercicio. Nuestro cuerpo, mente y familia lo agradecerán.

Compartir este artículo: