Saltar al contenido

¿Cómo pagar la entrada de una vivienda sin mucho dinero ahorrado?

entrada-vivienda

El pago de la entrada de una vivienda suele ser lo que causa más estrés económico a una persona. Si eres una de ellas, lo primero que te voy a decir es que ¡no eres el único!

A no ser que hayas sido muy previsor y agraciado con el don de la lucidez mental desde una edad muy temprana, lo normal es que a casi todos nos pille el toro.

Con esto quiero decir que, cuando eres joven y empiezas a trabajar, es normal que destines tu sueldo a hacer y comprar todo aquello que no podías en tu época de estudiante raso.

¿Quién no ha soñado con independizarse en cuanto consigue su primer trabajo? Y aquí es donde se comete el primer “error”, si es que se le puede llamar así.

Cuando entras en la dinámica del alquiler de vivienda desde que eres joven, estás quemando la oportunidad de ahorrar durante un tiempo para comprarte tu propia casa.

O, al menos, ahorrar lo suficiente para poder pagar la entrada de una vivienda que ya sabes que suele rondar en torno al 20% de su valor.

También te voy a decir una cosa: esto es muy fácil decirlo a toro pasado, pero, cuando eres joven y sueñas con ser libre y comerte el mundo, ¿a ver quién no lo ha hecho?

De todas formas, y si estás leyendo esto sin haber superado los 25 años, te recomiendo no tengas prisa por salir de casa de tus padres en cuanto consigas un trabajo. Ahorra durante unos cuantos años y planifica bien tu economía. ¡Consejo de Madre!

¿Cómo pagar la entrada de una vivienda a plazos?

 

 

 

Si eres de los que la vida no se lo ha puesto fácil o el don de la lucidez mental en temas económicos te fue concedido tras una mala experiencia, ¡no tires la toalla!

No tener dinero suficiente para pagar la entrada de una vivienda es lo más normal del mundo.

Bien porque tienes que pagar el alquiler, bien porque tus ahorros están destinados a la educación de tus hijos, o porque pasas simplemente de gastártelos, hay otras soluciones.

La primera y más importante de todas –después del consejo de madre que te he dado- es que escojas la forma inteligente de comprarte una casa.

Evidentemente es a través de una cooperativa de viviendas.

Cuando conozcas las ventajas de las cooperativas de viviendas vas a alucinar. Ya te adelanto que te vas a ahorrar en torno a un 20% y podrás pagar la entrada. ¿Ves como siempre hay una solución?

Si no tienes ni idea sobre cooperativas de viviendas, te voy a dar tres datos que te van a encantar.

El primero es que, según LACOOOPEstudios, la búsqueda de viviendas en cooperativa ha aumentado un 700% desde el inicio de la pandemia.

El segundo es que el sector de las cooperativas de viviendas está súper profesionalizado a través de las gestoras expertas y tu dinero está más que seguro.

El tercero es que Mamá ha creado la asesoría gratuita de LACOOOP para que aclares todas tus dudas sobre cooperativas de viviendas ¡desde tu sofá y sin pagar un euro!

 

LLÉVAME A LA ASESORÍA GRATUITA DE LACOOOP

 

¿Cómo compaginar el pago del alquiler y una vivienda a coste en cooperativa?

entrada-de-una-vivienda-y-alquilerY ahora voy al ‘más difícil todavía’. ¿Cómo afrontar el pago de un alquiler con el pago de la entrada de una vivienda en cooperativa?

Si todavía no lo sabes, las viviendas en cooperativa se comercializan siempre sobre planos.

Es decir, las viviendas todavía no están construidas. Entre otras cosas, porque los socios de la cooperativa son los copromotores de las viviendas. Con sus aportaciones y la ayuda de un préstamo promotor, se construyen las viviendas. Eso sí, ¡a precio de coste!

A ‘lamadredelascooperativas’ llegan algunas personas que viven de alquiler y que, hasta que no le entreguen su casa nueva, no les queda otra que seguir haciéndolo.

En algunos casos, no disponen del dinero suficiente para el pago de la entrada de una vivienda -aunque sea a plazos- o tienen destinados sus ahorros para otros menesteres.

Para estos casos, y como Mamá es muy previsora, ha puesto a disposición de sus hijos un servicio a través del cual pueden conseguir una financiación a medida para esta situación transitoria. ¡Como Mamá, nadie!

 

CUÉNTAME MÁS SOBRE LA FINANCIACIÓN A MEDIDA

 

Si prefieres optar por otras vías para conseguir tu financiación, ¡aquí te propongo algunas ideas!

Recurre a financiación familiar

En estos casos, siempre recomiendo que las cosas se hagan por escrito ¡para evitar disputas futuras!

En el caso de que no tengas que devolver este dinero, habrá que tratarlo como una donación. ¡Será necesario pagar los impuestos correspondientes!

Si tienes que devolver el dinero, es conveniente que se formalice el acuerdo a través de un contrato con las condiciones acordadas.

Monta un crowdfunding inmobiliario

¡Ahora están súper de moda! Hay diferentes plataformas a través de las cuales varios inversores adquieren conjuntamente un inmueble.

De esta forma, no tendrás que poner tú sólo todo el dinero y le podréis sacar mayor rentabilidad si ponéis la vivienda en alquiler.

Una de estas plataformas es StockCrowd. ¡Te recomiendo le eches un vistazo!

Comparte piso

Esta opción está muy extendida en varios países y, si has viajado joven y con poco dinero, lo sabrás bien.

Compartiendo piso, el alquiler será mucho más económico y te permitirá ahorrar para reunir el dinero suficiente para el pago de la entrada de una vivienda a plazos.

Será sólo por un tiempo limitado y por un bien mayor: ahorrar para comprar tu casa. Además, puedes conocer gente interesante.

Vuelve a casa de tus padres

¡No serás el primero ni el último que lo haga! Entiendo que los padres a veces podemos ser un poco latosos por ese instinto de sobreprotección y control que nos caracteriza.

Someterse de nuevo a ciertas reglas puede ser un problema si no se ponen unas bases claras desde el principio: vuelvo a casa, pero ya no soy un niño. Tengo mi vida, y tienes que respetarla.

Si dejáis las cosas claras, seguro que la experiencia es una maravilla y podrás ahorrar para comprarte tu casa mientras disfrutas del amor de tus padres. ¡Y ellos del tuyo!

Y es que la vida hay que afrontarla como viene y ¡es mejor volverse atrás que perderse por el camino!

Compartir este artículo: