Saltar al contenido

¿Cuál es la diferencia entre inscrito y socio? 1/2

diferencias-socio-inscrito-lacooop

Inscrito y socio ¿es lo mismo? En absoluto.

Cuando tomas la decisión de adquirir tu vivienda a través del régimen de cooperativa, pasas a formar parte de una comunidad que persigue un objetivo común. El camino está marcado por hitos que llenan de ilusión a cada uno de los integrantes de esta comunidad.

Inscrito y socio son las dos caras de una misma moneda

Los dos hitos con los que comienza tu experiencia cooperativista son convertirte en inscrito y en socio. Lo normal es que entre uno y otro hito transcurran aproximadamente diez días. Es el tiempo que transcurre desde que te informas de la vivienda y de la promoción, de las modalidades de pago y qué vivienda te gustaría escoger, hasta que finalmente se proceder a la firma del contrato.

Este período aproximado de diez días te permite leer tranquilamente el contrato de adjudicación antes de firmarlo, valorar tus posibilidades económicas e identificar las dudas que te puedan surgir para que te las aclare la gestora de la cooperativa en una segunda o ulteriores visitas.

Te voy a explicar de manera clara qué implica ser inscrito y qué implica ser socio.

¿Qué implica ser inscrito?

Adquirir un número de inscripción que te permitirá escoger la vivienda que tú quieres por delante de los que se hayan inscrito después que tú, pero no de los que adquieran la condición de socio antes que tú.

Un inscrito es aquella persona que realiza una solicitud de vivienda a la expectativa de convertirse en su adjudicatario. Por tanto, el inscrito no tiene vivienda reservada ni es socio de ninguna cooperativa.

Cuando una persona se inscribe a una cooperativa de vivienda lo que hace es mostrar su interés hacia la promoción, recibir información y rellenar un formulario con sus datos. En ese formulario queda reflejada la vivienda que le interesa, siempre y cuando esté disponible. Esto es, no haya sido escogida previamente por un socio cooperativista.

Además, aporta una señal simbólica que le sería devuelta inmediatamente por la gestora de la cooperativa, en el caso de que finalmente no decidiera formar parte de proyecto común.

En el caso de que dos personas se inscriban y demuestren interés por la misma vivienda, el segundo inscrito deberá esperar a que la vivienda en cuestión quede disponible o tendrá que escoger otra. Salvo que decida convertirse en socio. Es decir, si el segundo interesado en la misma vivienda decide adquirirla mediante la entrega de la correspondiente señal y la aportación de 200 € – 300 € de capital, la gestora de la cooperativa avisará al primer inscrito para notificarle que hay un segundo interesado en la misma vivienda con intención de convertirse en socio. A partir de esa notificación, depende de la determinación y rapidez con la que el primer inscrito interesado actúe para convertirse en socio.

¿Qué implica ser socio? QUIERO SABER MÁS. 

Compartir este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *