Saltar al contenido

Desperfectos en piso de alquiler

desperfectos-en-piso-de-alquiler

Los desperfectos en un piso de alquiler son una de las grandes preocupaciones de los propietarios de estos inmuebles. Si bien es cierto que alquilar un piso puede constituir una buena opción para obtener unos ingresos extra, también puede dar lugar a algunos problemas. ¡Recuerda que hice un artículo para asegurar tu protección acerca de cómo blindar el alquiler de tu inmueble

En el caso de los desperfectos, hay varias preguntas que te pueden venir a la cabeza como ¿quién los paga? ¿qué ocurre con la fianza? ¿se puede denunciar? Sigue leyendo atentamente que Mamá llega cargada de respuestas.

Si quieres que la casa que buscas te encuentre, regístrate gratis en LACOOOP. ¡Te llevará un minuto!

Serás el primero en enterarte de las nuevas promociones de obra nueva ¡y mucho más!

¡Quien antes llega, se la lleva!

¿Quién paga los desperfectos en un piso de alquiler?

La Ley de Arrendamientos Urbanos es el documento que específica los derechos y obligaciones de arrendatario y arrendador en relación con la Conservación de la vivienda y, por tanto, quién debe pagar los desperfectos en un piso de alquiler. ¡Es a ella a la que tienes que acudir en caso de duda!

Dicho esto, inicialmente, es el casero quien debe asumir la responsabilidad de realizar y pagar todas las reparaciones de conservación de la vivienda para asegurar la habitabilidad en la misma. Únicamente existen dos excepciones:

  • Que el inquilino haya causado el daño de manera directa.
  • Que la reparación tenga su origen en un mal uso de las instalaciones o de la vivienda.

En cualquier caso, esta responsabilidad dependerá del tipo de avería y de su origen. ¡Ahora te lo explico!

Reparaciones necesarias por desgaste y uso inadecuado

Antes de nada, debes saber que cualquier problema que ocurra en una vivienda debe ser comunicado al propietario en el menor espacio de tiempo posible. ¡El propietario tiene que saber en todo momento qué ha ocurrido en su casa!

A efectos legales y de forma general, todas las obras y reparaciones necesarias correrán a cargo del arrendatario. Se consideran obras y reparaciones necesarias:

  • Las reparaciones encaminadas a corregir desperfectos notables en la vivienda y que la hacen inservible para el fin pactado en el contrato. ¡Si no puedes tapar el agujero de la pared con un poco de masilla de Leroy Merlin, entonces es grave!
  • Las obras de conservación del techo o para impedir filtraciones de agua.
  • El arreglo, renovación o sustitución parcial de alguno de los elementos componentes de instalaciones de conducción de agua y desagüe.
  • Las obras consistentes en el arreglo, renovación o sustitución parcial de alguno de los elementos componentes de instalaciones de electricidad.
  • Las obras indispensables para el disfrute normal de la vivienda.

Además, se consideran obras por desgaste todas aquellas pequeñas reparaciones que exijan el desgaste por el uso ordinario de la vivienda, y correrán a cargo del inquilino.

Por último, las obras o reparaciones por mal uso son las que proceden de un uso inadecuado o negligente por parte del inquilino y, por tanto, también deberán ser asumidas por este.

¿Qué paga el casero?

En pocas palabras, el propietario de la vivienda tiene que llevar a cabo todos los arreglos que sean necesarios para conservar la vivienda en condiciones de habitabilidad.

Esto es cambiar instalaciones de luz y agua si están viejas o en mal estado, sustituir electrodomésticos rotos, sanitarios o mantener paredes, techos, suelos y eliminar plagas derivadas del mal estado de las instalaciones.

¿Qué paga el inquilino?

El inquilino tiene que asumir el coste de pequeñas averías provocadas por el uso de una vivienda, por ejemplo cambiar bombillas, así como todos aquellos desperfectos derivados directamente de sus acciones.

Por ejemplo, si rompe se el cristal de una ventana o una de las piezas de la vajilla del piso, tendrá que pagarlo.

¿No tienes ahorros suficiente para comprar tu casa nueva?

¡Mamá te ayuda a que consigas una hipoteca hasta el 90% de financiación!

¡Qué no haría por ti!

¿Qué ocurre con la fianza cuando se dan desperfectos en el piso de alquiler?

Como te he dicho antes, cuando el inquilino rompe algo en el piso de alquiler, debe repararlo o asumir el coste de reparación. Si decide no hacerlo, el casero está en su derecho de descontárselo de la fianza a la hora de devolvérsela cuando abandone el piso, justificándolo con la factura correspondiente.

Sin embargo, cuando son grandes destrozos, puede que la fianza sea insuficiente. Si esto es así, se puede iniciar el proceso de reclamación de daños y perjuicios por los daños materiales a tu vivienda, haciendo uso de la garantía de Defensa jurídica. Pero para que tu compañía de seguros acepte el caso deberán cumplirse una serie de requisitos. ¡Se tiene que probar que el daño ha sido causado por el inquilino!

Una buena manera de anticiparse a este problema es incluir una cláusula en el contrato de alquiler detallando los elementos que forman parte del contenido de la vivienda alquilada, con fotografías que indiquen en qué estado se encuentran.

Para obtener las pruebas pertinentes para justificar la reclamación es recomendable:

  • Acudir al acto de entrega de llaves con uno o dos testigos.
  • Tomar fotografías del estado del piso.
  • Valorar los daños mediante un perito.
  • Llamar a un notario que acuda a la vivienda en el momento de la entrega de llaves para que conste legalmente el estado de la casa.
  • Evitar que todo este proceso se dilate demasiado en el tiempo.

Esto último tiene que ver con el “nexo causal”. Es decir, que se puedan relacionar los daños ocurridos en la vivienda con la presencia del inquilino en este periodo. Normalmente, para que sea efectiva, no deben haber transcurrido más de dos meses desde la finalización del contrato. ¡Si no será más difícil demostrar que el daño lo ha producido el inquilino!

Además,  los daños deben ser muy evidentes y que no puedan interpretarse como una consecuencia del uso diario de la vivienda.

Ese informe de daños es el que deberás remitir a tu inquilino (dejando constancia por escrito de ello) para tratar de solucionar el problema por la vía amistosa. Si se niega a asumir los gastos, es el momento de interponer una reclamación judicial. ¡La vivienda es algo sagrado!

Como ahorrar agua en casa. QUIERO SABER MÁS

 

Compartir este artículo:
es Spanish
es Spanish