Saltar al contenido

Cuando la familia aumenta ¡toca adaptar la vivienda para la llegada de un bebé!

familia-aumenta-lacooop

¿Bebé en casa? Que no cunda el pánico.

¡Igualito que su padre! Es una de las primeras frases que se repite en muchos de los paritorios de nuestro país con la llegada cada día de estos preciosos bebés. Tras la euforia inicial de los recién estrenados padres, abuelos, amigos y demás familia toca la vuelta a casa siendo tres.

Sin embargo, antes de que llegue ese momento de abandonar el hospital con el niño en brazos, el que será su futuro hogar se ha tenido que amoldar para adaptar su antigua esencia, hasta ahora de pareja, a una casa para una familia con un bebé recién nacido.

El nacimiento de un niño no sólo trastoca la vida (y el sueño) de los primerizos padres, sino también la casa

Mientras dura la que llaman “la feliz espera” es el momento ideal para dar vida al que será el nuevo cuarto del niño en un futuro. Por eso, mejor que hagáis esos cambios cuanto antes, no sea que el bebé nazca sin previo aviso y se os junten las pocas horas de sueño, los abuelos en casa, los lloros de un recién nacido con los cambios en el hogar y la casa patas arriba…. Una locura vamos…

¡Que no te pille el toro… o el bebé!

Siempre te he dicho, como buena madre, que es mejor ser precavidos. Por eso, para que tu vivienda esté lista para recibir como se merece a tu hijo, sigue estos sencillos consejos:

  • La habitación del niño es lógico que no sea la más fría de la casa. Lo mejor es que el cuarto que escojas tenga una temperatura cálida y esté bañada por el sol en la mayor parte del día. Además, es importante que sea una estancia tranquila y resguardada del exterior (clima y ruidos) por eso lo mejor es poner doble acristalamiento en las ventanas para aislarla.
  • Nada de estilo barroco para decorar la habitación. Con que esta tenga su cuna, un cambiador, un armario y un sillón para que podáis sentaros a mecerle será suficiente en los primeros meses. Ya se encargará el niño de llenar el cuarto de juguetes.

Seguridad y pragmatismo: claves para tu bebé

  • Todavía es pronto, pero como ya te he dicho es mejor adelantarse, por eso cuidado con la seguridad tanto de dicho cuarto como del resto de la casa cuando el niño sea más grande y empiece a gatear. Así que, protege todo tipo de enchufes, así como esquinas de los muebles.
  • Si la habitación no es muy grande, lo mejor es que optes por muebles multifuncionales para aprovechar al máximo cada centímetro y puedas ordenar todo perfectamente. ¿A que no habías pensado que la cómoda puede servir también como práctico cambiador donde ambos lados puedas guardar pañales, cremas o toallitas en prácticos cestos? Si es que si no fuera por tu madre…
  • Otro de los consejos que te doy es decantarte por una bañera móvil en lugar de un mueble para bañarlo que te quitará mucho espacio. Así, gracias a este cómodo elemento podrás asear a tu bebé en el cuarto de baño sin poner toda la habitación hecha un desastre de agua y jabón.
  • El salón de tu casa ya no volverá a ser el mismo. A partir de ahora será terreno infantil; por eso, para delimitar las zonas de cada miembro de la familia y que no aparezcan muñecos y juguetes invadiendo todo el espacio, lo mejor es optar por cestos y cajas grandes que aseguren el orden. Al menos durante un tiempo…

El consejo de mamá

Mi consejo es que no te agobies. Lo que tu bebé necesita es tenerte cerca, sentirte feliz y que le quieres. Todo lo demás, que a ti tanto te puede llegar a importar, para él no tiene la menor relevancia. Cuídate, duerme cuando tu bebé lo haga, come bien y disfruta de él todo lo que puedas. Todo lo que no te reporte paz y bienestar, apártalo de ti. Tu bebé te necesita fuerte, sana y feliz.

Compartir este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *