Saltar al contenido

Crece la compra de viviendas en cooperativa para alquilar

La compra de viviendas en cooperativa para alquilar se está convirtiendo en la opción más empleada por los inversores. Y es que nos encontramos en un momento ideal para invertir en obra nueva. Esto se debe a varios factores. Entre ellos, que los productos financieros no ofrecen una gran rentabilidad y los tipos de interés al solicitar una hipoteca están muy bajos. Pero, el más significativo, es que los precios de alquiler están subiendo tanto que casi te cuesta más caro alquilar que comprar.

Todo esto está provocando un cambio en la mentalidad de los buscadores de vivienda. De hecho, cada vez son menos los que se hacen la eterna pregunta “¿compro o alquilo?”. Se han dado cuenta de que esta duda se está esfumando para abrir paso de una manera contundente a una afirmación de lo más pragmática. “Compro para luego alquilar. Así aumento mi patrimonio y pago la hipoteca con el alquiler”.

La demanda de pisos de alquiler es muy alta

Según el Instituto Nacional de Estadística, el porcentaje de hogares en régimen de alquiler en España ha ido aumentando progresivamente en los últimos cinco años. Frente al 14,9% de hogares españoles en alquiler en el año 2014, el año 2018 se cerraba con un porcentaje del 17,5%. Este dato constituye el porcentaje más alto de la serie histórica.

Y la previsión es que los datos sigan subiendo. Prueba de ello son las ayudas que recoge la nueva normativa en torno al alquiler publicadas por el Ministerio de Fomento. También destaca el objetivo del Plan Estatal de Vivienda 2018 – 2019 de contribuir al incremento del parque de viviendas en alquiler.

La situación actual es que la demanda de casas en alquiler supera considerablemente la oferta. Y esto se traduce en un aumento notable del precio de los alquileres, sobre todo en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona.

La jugada maestra del pequeño y mediano inversor

Por lo tanto, si estás pensando invertir en obra nueva, y amortizar el precio de la hipoteca poniéndola en alquiler, es una buena idea. Podrás alquilarla rápidamente.

A esta conclusión están llegando cada vez más los pequeños y medianos inversores. Y es que el mercado inmobiliario, además de menos arriesgado que otros mercados, es también más rentable.

Así lo demuestra el último informe del Banco de España respecto al tercer trimestre de 2019. La rentabilidad del alquiler fue mayor que la de otros productos.

Mientras que la rentabilidad de los depósitos fue del 0,1% y la de los Bonos del Estado a diez años es del 0,2%, la rentabilidad propia por el alquiler se situó en el 3,8%. La diferencia es de casi 4 puntos.

Por este motivo, muchos inversores compran vivienda de obra nueva para alquilarla. La demanda de alquiler es muy alta, y esto hace que sus precios sean más altos. Para que la inversión sea redonda, la hacen a través de una cooperativa de viviendas. Esto es así porque saben que una cooperativa de viviendas ofrece muchas ventajas. Su estrategia es beneficiarse de la compra de vivienda en cooperativa y de las ventajas de invertir en obra nueva para alquilar.

Build to Rent: ¿por qué es rentable comprar para alquilar?

Lo que se conoce como build to rent no es otra cosa que comprar una vivienda de obra nueva para luego amortizarla con su alquiler. Estos cinco argumentos te servirán para ponerte en la piel del pequeño y mediano inversor, y realizar tu propia jugada maestra. 

Mayor patrimonio e ingresos por una inversión sin riesgo

La compra de viviendas en cooperativa para alquilar es sinónimo de aumentar de manera inteligente tu patrimonio. Y es que estás adquiriendo un bien cuya tendencia general es revalorizarse con el paso del tiempo. En cuanto a la inversión sin riesgo, el sector inmobiliario se considera menos arriesgado que otros sectores. Por ejemplo, que la Bolsa.

Mejores beneficios fiscales

Cuando te compras una casa de obra nueva y la alquilas, te puedes desgravar en la declaración de la renta muchos gastos, así como aplicarte una reducción del 60% si la casa está alquilada como vivienda habitual. Toma nota de cómo calcular la cantidad que tendrías que declarar en concepto de rendimiento de capital inmobiliario en tu declaración a Hacienda. A los ingresos brutos obtenidos por el alquiler tendrías que restarle todos los gastos deducibles. Y, sobre esa cantidad, le aplicas una reducción del 60%. ¡No está nada mal!

Los pisos de obra nueva se alquilan antes

Las casas de obra nueva son más fáciles de alquilar por dos motivos. El primero es porque, el hecho de que sea nueva es un valor añadido para los nuevos inquilinos. Estrenar casa gusta, y eso se repercute en el precio. El segundo motivo es que las viviendas de obra nueva son aptas para alquilar desde el minuto cero. Esto se debe a que no requieren de ninguna reforma ni lavado de cara. Estos beneficios no sólo son buenos para el inquilino, sino también para el propietario que ahorrará el dinero de la reforma y podrá poner un precio superior al alquiler.

Las casas de obra nueva están más equipadas y tienes más servicios

Invertir en obra nueva suele ser sinónimo de ahorro. A lo largo de este artículo ya has podido ver varios motivos de ahorro. Pero, hay uno más. Y es que las casas de obra nueva suelen venir muy bien equipadas, tanto por dentro como a nivel comunitario. Las nuevas cocinas casi siempre están equipadas con vitrocerámica, campana y horno – como mínimo. Y, en ocasiones, incluyen más electrodomésticos. ¡Esto es un considerable ahorro! Además, las urbanizaciones de hoy en día son realmente llamativas. Están muy bien equipadas y casi todas incluyen garaje, trastero, piscina, zona infantil y zonas ajardinadas. Son auténticos edenes en medio de la ciudad. Ambas cualidades aumentan el atractivo de las casas de obra nueva de cara a sus nuevos inquilinos.

Di adiós a las reparaciones imprevistas

Este es otro de los grandes beneficios de invertir en obra nueva que, nuevamente, se traduce en ahorro. La ley obliga a las promociones de obra nueva a tener tres tipos de garantías.

La primera garantía es para daños materiales por vicios o defectos de ejecución, y dura un año. La segunda garantía es por daños materiales producidos en el edificio a causa de vicios o defectos de los elementos constructivos o de las instalaciones. Estos daños materiales deben ocasionar el incumplimiento de los requisitos de habitabilidad. La duración de esta garantía es tres años. La tercera garantía hace referencia a los vicios y defectos que afecten a los elementos estructurales. Su duración es de diez años.

En todos los casos, los gastos provocados por estas averías deben ser cubiertos por su garantía correspondiente. Evidentemente, no debe ser el responsable directo de la avería.

El consejo de mamá

La compra de viviendas en cooperativa para alquilar es la forma más accesible, segura y rentable de invertir en el sector inmobiliario. Mi recomendación es que lo hagas a través de una cooperativa de viviendas que esté coordinada por una gestora experta. De esta manera, formarás parte de un proyecto de éxito con el que, además de incrementar tu patrimonio, podrás amortizarlo sin darte apenas cuenta. ¡Aprende el arte de vivir de las rentas!

Compartir este artículo: