Saltar al contenido

Cooperativa o promotora ¿qué es mejor?

cooperativa-o-promotora

¿Cooperativa o promotora? ¿Cuál de las dos opciones es mejor al comprar vivienda? Lo que para algunos parece ser la pregunta del millón, ‘lamadredelascooperativas’ lo tiene claro.

Puedes pensar que la opinión de LACOOOP – como también me conocen – no puede ser objetiva, pero ¿desde cuándo una opinión es objetiva?

Lo que sí te puedo asegurar es que mi opinión está basada en el conocimiento. No hace falta que te recuerde que ‘el conocimiento es poder’. ¿O sí?

Si quieres que la casa que buscas te encuentre, regístrate gratis en LACOOOP. ¡Te llevará un minuto!

Serás el primero en enterarte de las nuevas promociones de obra nueva ¡y mucho más!

¡Quien antes llega, se la lleva!

Sea cooperativa o promotora, ¡la decisión es tuya!

elegir-entre-cooperativa-o-promotora¡Faltaría más! Con esto, lo que trato de decirte es que mi intención no es convencerte de nada. Yo sólo te voy a dar datos objetivos – ¡ésos sí que son objetivos! – y tú tomas la decisión que quieras.

Si de algo sé es de cooperativas de viviendas y, si algo tengo claro, es que para mí tú eres lo más importante. ¡Promesa de Madre!

No me voy a poner a despotricar en contra de las promotoras ni de las promociones convencionales. Es decir, aquéllas en las que no ahorras porque tienes que pagarle comisión al promotor. ¡Lo siento, no he podido evitar esta “maldad”!

Volviendo al tema importante, a lo que voy a es que en este artículo voy a explicarte cuáles son las principales ventajas de una cooperativa de viviendas.

Como dato bastante revelador, ¿sabes que la búsqueda de vivienda en cooperativa ha aumentado un 78,5% en un año? ¡Saca tus propias conclusiones!

El ahorro es la principal ventaja de la cooperativa frente a la promotora

casas-baratas-en-cooperativaEsto es una verdad como un templo, y desconfía de aquéllos que te vienen con leyendas urbanas en torno a las cooperativas de viviendas. ¡Antes de creértelas, pregunta a Mamá!

La razón por la que esta afirmación es categórica y no admite “peros, ni dimes, ni diretes” es muy sencilla: en una cooperativa de viviendas no hay promotor inmobiliario y, por tanto, no hay que pagar comisión alguna.

Para que entiendas esto bien, hay que partir de que una de las grandes diferencias entre las cooperativas y las promotoras es el retorno de la inversión.

Una promotora es una empresa privada y, como tal, siempre busca un beneficio. Este beneficio se traduce en una comisión que suele rondar en torno a un 20% adicional sobre el precio de las viviendas.

Es decir, que suma un 20% a lo que le cuesta construir las viviendas para asegurarse su beneficio.

Por su parte, una cooperativa de viviendas es una asociación sin ánimo de lucro en torno a la cual unas personas deciden convertirse en copromotores para que su vivienda le salga a precio de coste.

 

 

Los socios de la cooperativa de viviendas son también adjudicatarios y copromotores de las viviendas.

Cuando éstas se acaban de construir, lo normal es que la cooperativa se disuelva y que cada socio se convierta en propietario de su vivienda. ¡A través de un notario!

Claro, clarinete.

En cooperativa pagas siempre la entrada a plazos

pagar-entrada-vivienda-a-plazosUno de los grandes obstáculos que tienen que salvar aquéllos que quieren comprarse una casa es cómo comprar vivienda sin ahorros.

Y no me estoy refiriendo a cómo pagar la hipoteca sin ahorros, sino cómo pagar la entrada sin ahorros suficientes.

Aquí es donde las cooperativas de viviendas vuelven a demostrar la enorme función social que han tenido desde sus orígenes.

¿Sabes que a través de una cooperativa de viviendas siempre pagas la entrada de tu vivienda a plazos?

Seguro que conoces obra nueva a través de una promotora convencional en la que también se puede pagar la entrada de las viviendas a plazos. ¡Haberlas hay las!

Sin embargo, es el promotor quien decide si esto es posible o no. Por tanto, en las promociones convencionales ¡no siempre se puede pagar la entrada a plazos!

Por eso, el adverbio de tiempo “siempre” supone un matiz importante a la hora de decidirse por cooperativa o promotora.

Lo que diferencia a una cooperativa de una promoción es que en las viviendas en cooperativa siempre se abona la entrada en cómodas mensualidades mientras éstas se construyen.

En una promoción convencional, es el promotor quien decide si se podrá pagar la entrada a plazos o no.

¡La diferencia es enorme! Supongamos que una vivienda cuesta 350.000€ y que la entrada es – como es lo habitual – el 20% del precio. ¡70.000€ de entrada!

No es lo mismo tener que soltar 70.000€ de golpe que poder abonarlos en mensualidades durante el tiempo de construcción de las viviendas. ¡Por lo general son dos años!

Será la gestora de la cooperativa quien te informe de la planificación económica de cada promoción. ¡Pregúntale!

El buscador nº1 de cooperativas de viviendas está en LACOOOP

Es el único que consigue que la casa que buscas, te encuentre.

¡Como Mamá, nadie!

En una cooperativa de viviendas tienes voz y voto

cooperativa-o-promotora-opinionesCuando compras tu vivienda a través de una cooperativa pasas a formar parte de una comunidad en la que sus socios participan activamente en la toma de decisiones.

¡Y esto es una gran ventaja! Básicamente significa que tu opinión importa y que será tenida en cuenta en lo que a las viviendas se refiere.

A través de las Asambleas Generales que se celebran periódicamente, la gestora experta explica a los socios de la cooperativa los hitos que se han alcanzado y los siguientes que se van a abordar.

Muchas de las decisiones son sometidas a votación, por lo que la opinión de los socios es determinante. ¡Ojo, no todas!

Si compras tu casa a través de una promotora, ¡olvídate de esto!

El promotor es el que decide sobre cada mínimo detalle y, si te gusta, adelante. Pero, si no te gusta, poco puede hacer al respecto.

La obra nueva se personaliza en cooperativa o promotora

personalizar-vivienda¿Te gustaría cambiar la distribución de tu futuro hogar sin coste adicional? ¿O escoger los acabados de las paredes y suelos?

Esto es algo muy frecuente en las viviendas de obra nueva que se construyen sobre planos. Y, como bien sabes, las hay en cooperativa o promotora.

Sin embargo, no todas las viviendas de obra nueva a través de una promotora se comercializan sobre planos.

En ocasiones, la promotora decide ponerlas a la venta una vez que ya han sido construidas, y no podrás personalizar la vivienda a tus gustos. ¡Siempre te quedará IKEA para desfogarte!

A no ser que te metas en obras para cambiar la distribución o contrates a un profesional para que pinte las paredes del color que tú quieras. ¡Pero eso cuesta dinero!

Lo bueno de las viviendas en cooperativa es que siempre son sobre planos. Justo antes de que las viviendas se empiecen a construir se abre un período de personalización.

Es decir, un período de tiempo en el que cada socio le comenta a la gestora de la cooperativa cómo quiere personalizar su vivienda. ¡Dentro de lo que permita el proyecto arquitectónico!

Por ejemplo, hay personas que prefieren aprovechar la terraza para hacer el salón más grande. Otras que la cocina esté cerrada en vez de ser americana. Y muchos sustituyen la bañera por prácticas duchas. También los hay que adaptan su vivienda para personas con movilidad reducida. ¡En fin, hacen la casa a su medida!

Por no hablar de la posibilidad de escoger entre un amplio abanico de acabados.

Que si yo prefiero suelos de tarima en lugar de gres, que si me gustan más las puertas lacadas en blanco en vez de color madera, que si los alicatados del baño los quiero de tal diseño. ¡Alucinarás con las posibilidades!

Como ves, nuevamente el adverbio de tiempo “siempre” marca en ocasiones otra diferencia importante entre cooperativa o promotora.

¡Ahora la decisión está en tus manos!

 

¿Quién me informa del desarrollo de la promoción en una cooperativa de viviendas? QUIERO SABER MÁS

Compartir este artículo:
es Spanish
es Spanish