Comprar casa es la opción que escoge la gente previsora y no necesariamente pudiente. Las posibilidades económicas ya no son el principal motor de compra de una vivienda, por varios motivos. Por nombrar alguno, el precio de los alquileres es tan elevado en algunas provincias que casi sale más caro alquilar que comprar. Además, los intereses hipotecarios están muy bajos y esto es un gran aliciente para invertir en ladrillo. Y tampoco es necesario tener grandes ahorros para hacer frente a la entrada de tu nueva casa. Las cooperativas de viviendas son un gran ejemplo ya que permiten pagar la entrada en cómodos plazos, y no de una sola vez. Y, no sólo eso, sino que adquieres tu vivienda a precio de coste.

Recientemente, Vía Célere ha realizado un estudio basado en las respuestas de los clientes que compraron una de sus viviendas a lo largo de 2019. El dato más revelador es que la mayoría de los compradores de vivienda en España son personas sin hijos que buscan adquirir su primera casa en propiedad. En concreto, el 36,8% de los encuestados no tenía hijos. El porcentaje de compradores de vivienda con dos hijos fue del 29,3% y con un descendiente el 25,7%. A partir de tres hijos los porcentajes descienden llamativamente.

Comprar casa es lo primero. Después lo demás.

Hace 40 años lo normal era casarse, irse a vivir de alquiler, tener hijos al cabo de un año, y, cuando pudieras, comprarte la casa. Salvo que tus padres te regalaran la casa o te ayudaran al pagarla. Pero, la mayor parte de la ayuda por parte de los padres residía en pagar los gastos de la boda.

Hoy todo esto parece ser que está cambiado. Para empezar, cada vez son menos los que se casan. Los jóvenes – y no tan jóvenes – prefieren esperar un poco antes de dar el paso. Conocerse, irse a vivir juntos y, en la mayoría de los casos, darse el “no quiero” al cabo de unos años. Quizás por este motivo los datos de este estudio son tan reveladores. Ahora los jóvenes prefieren comprar casa, es decir, invierten en su casa en propiedad. Y luego que venga lo que tenga que venir, pero su casa es suya con independencia de los vaivenes de la vida. 

Esto se deduce de otro dato importante que aporta la compañía. El 53,2% de los encuestados no había realizado previamente una compraventa de vivienda. Sólo 22,7% aseguró que su nueva compra era una reposición y el 14,3% realizó esta gestión para contar con una segunda residencia. En los puestos más bajos se encuentran la inversión y la actividad profesional u otros usos.

La calidad de vida y el espacio es la principal motivación de comprar casa

Otro dato revelador del estudio es que la principal motivación para comprar casa es mejorar la calidad y el espacio. Así lo ha confirmado el 61,90% de los encuestados. El segundo motivo es cambiar de ubicación, pero se encuentra en un alejado 23,1%.

Por último, los compradores prefieren comprar vivienda de tres dormitorios. En concreto, un 46,2% de encuestados así lo confirmó. Mientras, un 23% prefirió viviendas de dos dormitorios y un 13,1% las viviendas de cuatro habitaciones. Los extremos tuvieron porcentajes más bajos, como así lo prueban el 3,2% que prefería un dormitorio y el 5,3% que buscaba cinco o más. Las viviendas de tres y cuatro dormitorios fueron escogidas en ambos casos por el 4% aproximadamente de los encuestados. Y, finalmente, a un 1,1% le daba igual el número de habitaciones que tuviera la vivienda.

Todo esto lleva a pensar que comprar casa es lo primero, aunque sí se tiene en mente lo de ser padres…pero después. Así lo demuestra que la preferencia está en las casas con tres dormitorios ¡A no ser que nuestros jóvenes estén jugando al despiste!

El clipping

Si quieres conocer qué dice la prensa española sobre esta noticia, aquí tienes unos cuantos enlaces de interés.

Inmodiario: Sin hijos y propietarios primerizos: El perfil del comprador de vivienda en España

 

Las 5 cosas que debes saber de por qué comprar casa en cooperativa es un acierto.  QUIERO SABER MÁS

Compartir este artículo:

  • Compartir

Lo que no te puedes perder