Saltar al contenido

Compartir casa es un orgullo en esta semana durante las fiestas

Las celebraciones de la semana del orgullo gay se han convertido en uno de los grandes eventos en la ciudad de Madrid. Un año más, las calles del barrio de Chueca se llenaron de actos reivindicativos, actuaciones de divas e ídolos pop y sesiones de DJs.

Miles de viajeros escogen alojamientos particulares durante las fiesta de la Semana del Orgullo en Madrid.

5 Julio 2019
 
Las calles del centro se vistieron de banderas arco iris y la ciudad, como cada año, dio la bienvenida a multitud de viajeros, que eligen la capital para disfrutar de estos días de celebración y reivindicación LGTBI.
 
Madrid se ha hecho un hueco en el panorama internacional. La semana del Orgullo Gay lleva más de 40 años celebrándose en la ciudad. Ya es considerada una de las sedes de esta fiesta más importantes, no solamente de Europa, sino del mundo. El carácter abierto, acogedor y un poco canalla de Madrid atrae turistas procedentes de todo el planeta.
 
Según un estudio realizado por Booking.com, estadounidenses, ingleses, argentinos, italianos y franceses han sido quiénes más nos han visitado este año.

El problema es que la oferta hotelera se colapsa y estos viajeros necesitan encontrar otras alternativas para su alojamiento durante los tres días que, de media, pasan en nuestra ciudad. ¿La solución? La economía colaborativa. La plataforma Airbnb ha hecho público que más de 43.000 huéspedes eligieron alojarse en las casas de los anfitriones madrileños durante estas fechas.

Esta fórmula brinda a los huéspedes, además, la oportunidad muchas veces de entrar en contacto con la realidad de la Madrid y conocer, a través de sus anfitriones, otros aspectos de la vida madrileña. Sus reservas dejan en la ciudad unas ganancias de más de 3,83 millones de euros para la comunidad de anfitriones que les han abierto sus puertas.

Para muchos, es el momento perfecto de probar plataformas como ésta, de vivir por primera vez la experiencia de ser anfitrión y obtener, además, unos siempre bienvenidos ingresos adicionales. Además, para los huéspedes, constituye a menudo una opción más económica sin alejarse del centro.

Cuéntale a mamá

Y tú, ¿alguna vez has probado la experiencia de ser anfitrión? ¿O de ser huésped? Cuéntanos tu experiencia, estoy deseando conocer las anécdotas más divertidas.

Compartir este artículo: