Saltar al contenido

¡Bye-bye plástico!

bye bye plástico

Vivimos rodeados de plástico y, aunque cada vez estamos más concienciados con la necesidad de reducir su utilización, en nuestro ritmo del día a día puede resultar complicado tomar la iniciativa e introducir esos cambios necesarios en nuestras costumbres.

Te propongo seis ideas muy fáciles para empezar a reducir el consumo de plástico en tu hogar de forma gradual

¡Vamos con esos primeros pasos!

Las botellas de plástico son del pasado

Esta medida es muy fácil para empezar y además te ahorrará algunos euros al año. Lleva siempre contigo una botella reutilizable (puede ser de vidrio o de acero inoxidable) y rellénala con agua del grifo o de las fuentes públicas. Tienes además formatos térmicos que conservarán mejor el agua fresca, ideales para después de hacer deporte o una tarde de parque con los niños.

En cualquier supermercado, encontrarás botellas de cristal (reutilizables) sin BPA a muy buen precio. Yo, para casa, compré este pack de Amazon con 6 botellas de cristal por 14,99€.

¡No vuelvas al supermercado sin tu bolsa!

En casi todas las tiendas de productos ecológicos y en las grandes plataformas puedes encontrar una gran oferta de bolsas ligeras de tela o fibra vegetal con las que ir a hacer tus compras sin añadir un gasto extra de plástico. Busca opciones en cómodos paquetes que puedes llevar siempre en el bolso para cuando las necesites.

Deja de comprar tupper de plástico

No vayas a tirar de golpe todos los que tienes, pero sí que puedes ir renovándolos poco a poco optando por otros materiales. Para casa, son ideales los tupper de cristal que te permiten calentar la comida dentro sin peligro de contaminación y para la merienda de los niños una opción estupenda son los tupper de acero inoxidable.

Ikea tiene una gran variedad de tuppers de cristal a muy buen precio.

Revive tu cafetera italiana

Es posible que te hayas acostumbrado a las cafeteras de cápsulas, pero piensa lo caro que te está saliendo el café diario. Seguro que hasta notas que has renunciado un poco a ese sabor intenso de las cafeteras de toda la vida. Incluso las opciones reciclables requieren de un gran gasto energético en el proceso. Vuelve a la italiana y disfruta de tu café cero residuos.

Las pinzas de madera están de moda

Y además le ahorran al planeta un poco más de plástico. Las pinzas madera se estropean menos con el sol y no se quiebran con facilidad. ¡Todo pros!

Las pinzas de madera se venden en cualquier supermercado. Yo compré estas por su resistencia en Amazon. Vienen en packs de muchas unidades (100, 250 y 300), ¡creo que las dejaré de herencia!

“Más mercado y menos supermercado”

En el supermercado resulta difícil hacer elecciones que no vengan envueltas en capas y capas de plástico (he llegado a ver incluso plátanos envueltos en film sin su cáscara). Así que visita más el mercado (con tus bolsas de tela) donde podrás hacer cómodamente tu compra de productos a granel: frutas, verduras, frutos secos, legumbres… ¡el tomate con sabor existe!

El consejo de mamá

¡Ay, si hiciéramos más caso a nuestros mayores! Seguro que nuestras abuelas ya eran grandes ecologistas. Nos dirían: «Todavía estás a tiempo de hacer algo grande por tu planeta, ¡y encima vas a ahorrar!»

Ahora, como madre, te transmito el legado de muchas abuelas. Estoy segura de que, si te lo propones, poco a poco reducirás el consumo de plásticos. Sólo es cuestión de ir cambiando hábitos de forma paulatina.

¡Vamos, tú puedes!

Cuéntale a mamá

Si conoces más trucos (o mercados) ¡son muy bienvenidos!

Compartir este artículo: