Saltar al contenido

Busco hipoteca ¿qué documentación me van a pedir?

Hipoteca. Te quiero y te odio.

Es por todos sabido que las entidades financieras no conceden un préstamo hipotecario a cualquiera. Antes deben asegurarse de que la persona a la que le van a prestar dinero tiene una solvencia económica suficiente como para hacer frente a los pagos hipotecarios mensuales. Además, lo normal es que un préstamo hipotecario vincule al cliente con la entidad financiera por un período medio de veinte años. Esto significa que el cliente debe mostrar su solvencia económica actual y futura.

Éstos son los documentos más habituales que tienes que presentar para solicitar una hipoteca.

No te voy a engañar. Vas a tener que presentar muchos documentos. Aunque me imagino que esto tú ya te lo podías imaginar, ¿verdad? Ante todo y sobre todo, que no cunda el pánico. Con una buena organización y la inmediatez que te ofrece Internet al solicitar determinada documentación, te puedes hacer con ella en un par de días.

Para empezar, existe una documentación general que se le solicita a todo el mundo. Y, luego, existe una documentación específica que te van a solicitar en función de si eres un trabajador por cuenta propia, un trabajador por cuenta ajena o una sociedad.

Documentación general para solicitar una hipoteca

  1. Número de Identificación Fiscal (NIF) o, en caso de ser extranjero, el Número de Identificación de Extranjero (NIE) o pasaporte.
  2. Contrato de señal o de arras, en caso de que se haya firmado. Se trata de un contrato privado donde las partes pactan la reserva de la compraventa de bienes muebles o inmuebles – en este caso tu vivienda -, entregándose como prueba una cantidad de dinero en concepto de señal.
  3. Autorizar por escrito a tu entidad financiera para que pueda solicitar información de CIRBE sobre ti. Se trata de una enorme base de datos gestionada por el Banco de España donde se guardan los riesgos que las entidades financieras manifiestan tener de sus clientes. Cuando se solicita un préstamo hipotecario a una entidad financiera, la entidad acude a la información de CIRBE para comprobar cuál es el riesgo global de impago del cliente, el cual viene determinado principalmente por las deudas que ya tiene contraídas.  ¡Ojo! CIRBE no es una lista de morosos.
  4. Declaración del IRPF del último año.
  5. Escrituras de cada propiedad inmueble que poseas.
  6. Si estás viviendo de alquiler, el contrato de arrendamiento y los últimos recibos del alquiler.
  7. Extractos bancarios recientes.

No puedo evitar que me salga mi carácter materno, así que lo que te recomiendo para esta labor son tres cosas: que te pongas una meta temporal para conseguir reunir toda la documentación solicitada (y la cumplas), que te organices en tu agenda lo que vas a tramitar cada día y que te compres una carpeta para ir guardando la documentación. Así evitarás extraviar algún papel.

Además, si trabajas por cuenta ajena…

  1. Tu contrato laboral, ya sea por definido o indefinido.
  2. Las nóminas de los últimos tres meses (como mínimo).
  3. Si has tenido ingresos adicionales a los de la nómina, su justificación.
  4. Si tuvieras préstamos contratados al tiempo de solicitar el préstamo hipotecario, los recibos.

Además, si trabajas por cuenta propia…

  1. Declaración anual del IVA.
  2. Pagos trimestrales del IVA del año en curso.
  3. Declaración anual del IRPF, así como la fraccionada.
  4. Últimos recibos del pago de la Seguridad Social.

Además, si eres una sociedad…

  1. Impuesto de sociedades del ejercicio anterior, en caso de haberlo presentado.
  2. Declaraciones de impuestos del año en curso – IVA e Impuesto de Sociedad fraccionado.
  3. Balance actualizado de la situación económica de la empresa.

¡Ojo! Además de la documentación que te he detallado, cada entidad financiera puede solicitarte alguna documentación adicional de garantía. Esta solicitud dependerá del perfil que tengas como solicitante de un préstamo hipotecario o de sus criterios de riesgo.

El consejo de mamá

Solicitar una hipoteca no es lo mismo que comprar una barra de pan. Lo más importante es que escojas a la entidad financiera que te ofrece las mejores condiciones. Una vez lo tengas claro, todo lo demás es puro papeleo. Con la información que te he dado, podrás presentar al señor del banco toda la documentación necesaria, antes incluso de que te la requiera. ¡Le dejarás con la boca abierta! Y compra una carpeta donde tenerlo todo bien ordenado. Una madre piensa en todo…

¿Cuál es el papel del notario al solicitar un préstamo hipotecario? QUIERO SABER MÁS.

Compartir este artículo: