Saltar al contenido

Los beneficios de vivir en comunidad

beneficios de vivir comunidad

Los beneficios de vivir en comunidad son muchos porque el contacto diario con otras personas en nuestro entorno nos trae numerosos aspectos positivos a nivel físico y mental.

Los beneficios de vivir en comunidad son universales

Decía Aristóteles que el hombre es un ser social por naturaleza. Es decir, en palabras de este filósofo, nuestra razón de ser humana está condicionada por esa característica social que vamos desarrollando a lo largo de nuestra vida. En definitiva, nos necesitamos unos a los otros para vivir. Y eso mismo, vivir en comunidad, nos aporta grandes beneficios.

No cabe duda: cada persona tenemos una personalidad. Sin embargo, es gracias a esas experiencias vitales a la hora de vivir rodeados de otras personas cuando nos sentimos parte de una comunidad y se reafirma nuestra existencia. Cuando hablo de comunidad me estoy refiriendo al entorno social que cubre las necesidades emocionales, racionales y físicas del ser humano. 

Los beneficios de vivir en comunidad favorecen nuestra calidad de vida y bolsillo

En un plano más práctico, los beneficios de vivir en comunidad hacen que más de uno se lo piense antes de tomar la decisión de comprase un gato y una bata de cuadros. Lo cierto es que, formar parte de un grupo de personas con las que vives en un mismo espacio, se traduce en una mejor calidad de vida. Se pueden forjar situaciones de amistad y ofrece una mayor seguridad en caso de que haya algún problema.

Si nos fijamos en un plano más práctico, por ejemplo, vivir en una comunidad de vecinos supone un menor desembolso económico que elegir una vivienda unifamiliar para vivir.

Vivir en pareja hace felices a las personas

Pero estos beneficios no sólo se notan cuando vivimos en una comunidad de vecinos en un bloque de viviendas. A nivel emocional, nuestras necesidades espirituales (desde que somos niños) se ven desarrolladas y complementadas cuando compartimos algo más que techo con otra persona. ¿Por ejemplo, alguna vez te habías parado a pensar en lo bueno que resulta vivir en pareja?

Quizá estas claves te animen a hacerlo

Estas son las claves, pero ya te aviso como buena madre que la convivencia no es sencilla (sobre todo si hay sentimientos de por medio) y debe ser cultivada día a día con respeto y tolerancia por ambas partes.

  • Gracias a la vida en pareja, una persona aprende a convivir con otra que no es de su familia de nacimiento con la que ha vivido tantos años. Una convivencia donde es esencial que seamos pacientes y respetemos las diferencias del otro en su modo de vivir. Algo que pondrá a prueba nuestras propias capacidades y que redundará en una mejora de nuestra autoestima.
  • Decidir vivir en pareja es una decisión que aporta un nuevo escalón en tu madurez personal a la hora de enfrentarte a nuevas situaciones en la vida. Se trata, con la “excusa” de vivir en pareja, de ir creciendo tanto como persona individual como en la relación amorosa ya establecida. Es una forma de empezar a planificar una vida futura en común: las metas son las mismas, por lo tanto, ambos luchan por los mismos objetivos.
  • Se comparte tiempo de calidad al pasar un mayor tiempo juntos; además de ganar en aprendizaje sobre la otra persona en situaciones de lo más dispares.

Cuéntaselo a mamá

Y no olvides que también existen las comunidades virtuales. Como ejemplo, aquí estoy yo – tu madre virtual que te aconseja entorno al mundo de las cooperativas, velando por su seguridad y, al mismo tiempo, entreteniéndote y formándote. Somos cada vez más los que formamos parte de esta comunidad en la que impera el respeto y la tolerancia. Valores que espero compartir contigo durante mucho tiempo. Y tú, ¿qué prefieres? ¿Vivir sólo o convivir con tu pareja/amigo/compañero de piso/madre/padre/familia? Cuéntame tu experiencia. Sabes que siempre me encanta escuchar tus opiniones.

Compartir este artículo: