Saltar al contenido

Adoptar una mascota: una solución inteligente buena para ella y para ti

adoptar mascota

Adoptar una mascota es una de las mejores cosas que puedes hacer en la vida. Tendrás un amigo fiel que daría la vida por ti sin dudarlo. Pero ¿sabes lo que debes valorar antes de dar este paso? Las mascotas se convierten en grandes compañeras de viaje. Si nunca antes has compartido tu vida con un animal, descubrirás las satisfacciones y alegrías que trae consigo. Pero antes de tomar la decisión, recuerda que también supone una gran responsabilidad.

Antes de adoptar una mascota, es importante que analices si realmente tu estilo de vida es compatible con los cuidados que requiere

En primer lugar, sé honesto en cuanto a las características de tu vivienda y las limitaciones que pueda suponer para la vida de una mascota. No todas las viviendas son aptas para que un animal, especialmente un perro, pueda tener una vida plena.

En segundo lugar, sé realista en cuanto al tiempo del que dispones. Y no sólo en este momento. Una mascota compartirá tu hogar por muchos años, por lo que debes pensar en tu situación a medio plazo. Si tu elección es un perro, piensa que necesitará salir de paseo dos o tres veces al día, durante un tiempo variable según la raza.

El factor económico tampoco puede ser obviado. Los animales tienen que hacer visitas periódicas al veterinario, llevar al día sus cartillas de vacunación, someterse a tratamientos antiparasitarios… A lo que por supuesto debes sumar el coste de su alimentación. Brindar todos los cuidados necesarios no es precisamente barato, debes estar seguro de poder asumir los gastos adicionales que supondrá la llegada del nuevo miembro a tu familia.

Si vas a adoptar una mascota, ten claro el compromiso que adquieres

Si has sopesado todos estos factores y estás decidido, el siguiente paso es dónde hacerte con tu nuevo compañero. Y aquí la recomendación es clara. Apuesta por la adopción frente a la compra. Desgraciadamente, en España alrededor de 200.000 mascotas son abandonadas por diversos motivos cada año. Si no encuentran una nueva familia, su futuro, en el mejor de los casos, se limitará a las instalaciones de una protectora.

Pero si traer una mascota a tu hogar es siempre una decisión importante, en el caso de un animal abandonado, el compromiso debe ser firme y tu entrega incuestionable. Piensa que los animales que están en las protectoras ya han sufrido el abandono, al menos, en una ocasión. Están deseando ser amados pero es posible que puedan mostrarse desconfiados al principio. Muchos han sufrido situaciones terribles y actos atroces de maltrato. Necesitan un hogar donde se les brinde muchísimo cariño y se les dé una nueva oportunidad.

Las protectoras de animales te ayudarán en todo el proceso: déjate guiar

No te guíes únicamente por tus primeros impulsos y confía también en los profesionales de las protectoras. En muchos casos, conocen la historia de cada animal, su temperamento y han podido observar sus comportamientos. Podrán asesorarte sobre el más adecuado en tu caso (si hay otros animales en la casa, si hay niños, que encaje con tu estilo de vida, con las características de la vivienda…). ¡Seguro que hay un compañero ideal para ti!

Una mascota adoptada devolverá por mil todo el cariño y el amor que reciba de su nueva familia. Pero, en ocasiones, el período de adaptación puede resultar algo complicado. No te rindas y busca la ayuda de expertos, si es necesario. Elegir esta opción para incorporar un animal a tu vida es una acción responsable y muy humanitaria. Pero a la vez exige haber reflexionado doblemente y de forma sincera sobre todos los puntos mencionados y estar seguro de poder adquirir el compromiso. Piensa que, en ocasiones, un nuevo abandono puede causar daños irreparables.

El consejo de mamá

Y, si ya lo has decidido, mi más sincera enhorabuena. Un animal brinda extraordinaria compañía: nos hacen más felices, nos ayudan a mejorar nuestra condición física, alejan el estrés y nos conectan con el mundo natural. La lealtad y amor que proporcionan es incondicional y admite todas nuestras imperfecciones. Cuídalo y ámalo y tendrás un amigo fiel para toda la vida. Palabra de Madre perruna. 

Compartir este artículo: