Saltar al contenido

¿Cuál es el proceso de adjudicación de una vivienda en régimen de cooperativa?

proceso-adjudicacion-vivienda-lacooop

El proceso de adjudicación en el régimen de cooperativa de viviendas funciona por orden de inscripción. Es decir, hay un cupo de socios cooperativistas que coincide con el número de viviendas de la promoción en cuestión.

El proceso de adjudicación de una vivienda en una cooperativa se puede resumir así: quien antes llega, antes se la queda

Si todas las viviendas ya han sido adjudicadas, sólo podrías alcanzar la condición de socio cooperativistas si, una vez apuntado en la lista de espera, alguien decidiese retractarse mediante la firma del correspondiente contrato de rescisión. Eso sí, tu posibilidad de elección quedaría limitada a la vivienda que se hubiese quedado libre, y se respetaría rigurosamente el orden de inscripción en la lista de espera.

En el proceso de adjudicación de una vivienda en régimen de cooperativa existen dos hitos importantes.

Formalización de la solicitud de adhesión a la cooperativa y reserva de la vivienda

¡Ojo! Con este hito, ni adquieres la condición de socio cooperativista ni reservas de manera definitiva la vivienda que hayas escogido.

Lo que haces es manifestar tu interés real en la promoción de viviendas en cuestión, y en una vivienda en particular.

Para ello, tendrás que cumplir dos trámites una vez la gestora de la cooperativa te haya informado debidamente sobre todas las características de la vivienda de tu interés y de la promoción en general. También se te informará sobre el precio final de la vivienda y el calendario de pagos.

Estos trámites son rellenar un formulario de inscripción y abonar una cantidad económica en concepto de reserva inicial de la vivienda que hayas escogido. Esta cantidad oscila entre los 200€ y los 300€. No forma parte del capital social, sino que es una señal para que la gestora de la cooperativa tome en serio tu interés por la vivienda y te la “reserve” hasta que firmes el contrato de adjudicación.

Recuerda: esta reserva no es definitiva. Si, después de que tú la hayas entregado, otra persona muestra interés por la misma vivienda que tú, accederá de manera definitiva quien antes de los dos firmase el contrato de adjudicación y abonase la señal de adquisición.

Lo normal y ético en estos casos es que la gestora de la cooperativa te avise de que se ha producido esta situación y te apremie para que formalices tú los trámites para convertirte en socio cooperativista antes que el segundo interesado.

En caso de que finalmente no quieras convertirte en socio cooperativista, la gestora de la cooperativa te devolverá la cantidad aportada en concepto de reserva inicial.

Si decides seguir adelante, tendrás que formalizar la reserva, que oscila entre los 2.000€ y los 3.000€. La cantidad que aportas en concepto de reserva forma parte del precio final de la vivienda, y se descontará de él. ¡Ya estarás pagando tu casa!

A partir de este momento, además de ser socio cooperativista tienes una reserva formal de tu vivienda. Ya nadie te la podrá quitar.

La gestora de cooperativa te facilitará la documentación con toda la información clara y concisa. Lo normal es que te facilite una copia del futuro contrato de adjudicación para que puedas leértelo tranquilamente donde quieras y, si tienes dudas, comentárselas en la siguiente reunión. También te solicitará una serie de documentación para estudiar, junto con la entidad financiera que otorgue el préstamo promotor, tu solvencia económica.

Firma del contrato de adjudicación

Ha llegado el momento de firmar el contrato de adjudicación. Ya has accedido a la condición de socio cooperativista y la reserva de la vivienda es definitiva. Llega el momento clave del proceso de adjudicación. 

Ahora falta firmar el contrato de adjudicación. Su firma implica que adquieres la vivienda y asumes una serie de obligaciones. Entre otras, tendrás que realizar unos pagos mensuales, en concepto de pago de tu vivienda, hasta la fecha que te entreguen las llaves. Estos pagos se ingresarán en una Cuenta Ley, y con ellos – y los que aportan el resto de los socios cooperativistas – se inicia la construcción de las viviendas

En el contrato de adjudicación se detallarán todos los aspectos relacionados con tu vivienda y con su modalidad de pago.

Como Madre de las Cooperativas te informo que esto es la teoría.   En la práctica, la nota predominante es la flexibilidad en el proceso de adjudicación. Todo depende de tu grado de interés. Hay ocasiones en las que en un mismo acto – entendido éste por reunión con la gestora de la cooperativa – una persona interesada en una vivienda concreta se convierte en socio cooperativista y reserva definitivamente su vivienda mediante la entrega de la reserva inicial, la señal de adquisición y la firma del contrato de adjudicación. En otras ocasiones, hasta que se cumplen todos los pasos transcurren varias semanas.

El consejo de mamá

Mi recomendación es que si tienes claro qué vivienda es la que te gusta y has tomado la decisión de convertirte en socio cooperativista, actúes con la máxima celeridad posible para cumplir todos los trámites y asegurarte la casa de tus sueños.

¿Cuál es la diferencia entre inscrito y socio? QUIERO SABER MÁS.

Compartir este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *