Saltar al contenido

¡Adiós malos humos, bienvenido ahorro!

Hoy son cada vez más las viviendas de nueva construcción que apuestan por la aerotermia como sistema para cubrir sus necesidades energéticas. Y es que son tantas las ventajas que aporta esta energía renovable, que sus usuarios ya se cuentan por millones por todo el mundo. Además, cada vez es más recomendada por la Unión Europea por su contribución al cuidado del planeta.

La aerotermia utiliza el aire como fuente de energía

La aerotermia emplea una tecnología que extrae gratuitamente hasta un 77% de la energía del aire y la transfiere al interior de la vivienda. 

La aerotermia no quema nada para calentar, no emite humos ni produce combustión local

Funciona a través de una bomba de calor de última generación diseñada para aportar refrigeración en verano, calefacción en invierno y agua caliente todo el año. Todos los sistemas de aerotermia requieren de una bomba de calor, un depósito de agua caliente y una unidad exterior. En lo que se refiere a la calefacción a través de aerotermia, puede ser administrada a través de suelo radiante, fancoil y radiadores.

Alta eficiencia y ahorro

La aerotermia es capaz de transformar una unidad de energía eléctrica en 4 o más unidades de energía de calefacción. Esto la convierte en una de las tecnologías más eficientes que garantiza un alto rendimiento, incluso con temperaturas exteriores bajas. Está comprobado que consume menos energía que los sistemas de calefacción tradicionales. ¡Y eso se aprecia en la factura de la luz! Su coste inicial de instalación puede ser más alto, pero es compensado con el ahorro sostenido a lo largo de todos sus años de consumo. También el ahorro se produce porque no requiere apenas mantenimiento. Es como un electrodoméstico más.

Limpia con tu casa, limpia con el planeta

La aerotermia no quema nada para calentar, ni emite humos ni produce combustión local. Además, al utilizar el aire como fuente de energía, no genera emisiones directas de CO2. Es un sistema que contribuye a la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero, y que mantiene tu casa y el planeta limpios.

Apuesta por los sistemas híbridos…

La versatilidad de las bombas de calor hace que puedan combinarse con otros generadores de energía, como calderas de gas o de gasóleo. De esta forma, si tienes una caldera en tu vivienda, podrás aprovecharla – evitando un gasto adicional – conectándola con una bomba de calor. Esto es lo que se conoce como un sistema híbrido de calefacción. Esta combinación te permitirá alcanzar hasta un 60% de ahorro energético en comparación con otros sistemas que usan sólo caldera de gas.

Los sistemas híbridos aportan dobles ventajas. Por una parte, te permiten mantener tu hogar en condiciones óptimas de confort gracias a una energía eficiente y renovable como la aerotermia. Por otra parte, podrás beneficiarte de la rapidez y eficiencia que ofrecen las calderas en la generación de calefacción y agua caliente sanitaria en los días de más frío, en los que la bomba de calor no sea suficiente para calentar la casa.

…y hazle un hueco a la electrónica

Si a todo esto, le añades una regulación electrónica, tendrás el ahorro asegurado. La razón es sencilla. El sistema híbrido escogerá con qué es más rentable funcionar en cada momento basándose en parámetros como el coste de la energía o la temperatura exterior. De esta manera, el ahorro de energía está garantizado porque sólo se empleará el uso de la caldera de gas cuando se necesite un mayor aporte de energía. Mientras tanto, la bomba de calor de la aerotermia mantendrá la climatización de tu vivienda en condiciones óptimas y responderá a tus demandas de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria.

El consejo de mamá

Cuando compras o adquieres una vivienda, es importante tener en cuenta los gastos mensuales que vas a tener que afrontar a parte de la hipoteca. Contar con un sistema de suministro energético que te permita ahorrar en tus facturas de la luz todos los meses es algo que repercute en tu economía doméstica. Ese dinero puedes emplearlo para pegarte algún capricho, o mejor aún, ahorrarlo. Además, también es necesario que cada uno de nosotros aportemos nuestro grano de arena en la conservación de nuestro planeta. Dejar atrás energías obsoletas y contaminantes, y abrir la puerta de nuestra casa a sistemas más modernos que funcionen con energías renovables es una gran aportación. ¡Además de un ahorro! Saca toda tu inteligencia a la luz y apuesta por la aerotermia.

Compartir este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *