Saltar al contenido

Activismo sobre ruedas para ciudades limpias

activismo sobre ruedas para ciudades limpias

No son pocos los que hoy en día se suman al activismo sobre ruedas. Está claro que las grandes urbes ya no soportan el nivel de contaminación al que se ven sometidas. En los últimos años, los ayuntamientos de casi todas las grandes ciudades buscan soluciones para mitigar los niveles de contaminación atmosférica a los que los habitantes urbanos nos hemos ya acostumbrado.

El activismo sobre ruedas nos ayuda a deshacernos de la boina gris sobre nuestras cabezas

Si has pasado uno de los últimos inviernos en Madrid o Barcelona, habrás podido comprobar de primera mano la situación, agravada por la falta de lluvias. A medida que la contaminación atmosférica empeora, una serie de problemas de salud derivados de la inhalación de partículas en suspensión y gases perjudiciales se ven agravados. Problemas respiratorios (asma, obstrucción crónica pulmonar), irritación de las mucosas, afectación del sistema nervioso, enfermedades cardiacas, mayor probabilidad de padecer ciertos tipos de cáncer…  No es ni mucho menos mero alarmismo. La Agencia Europea de Medioambiente (AEMA) emitió un informe en 2017 en el que estimaba que la contaminación atmosférica había causado la muerte a 399.000 personas en la Unión Europea en 2014. En este mismo informe se estima que el 85% de la población urbana de la Unión Europea está expuesta a niveles de contaminación que resultan dañinos.

El momento de actuar es ahora

Las administraciones no pueden volver la mirada hacia otro lado. Es su responsabilidad establecer medidas legislativas que aseguren la calidad del aire. Pero no son las únicas. Instituciones, empresas y sociedad en general debemos trabajar por construir nuevos hábitos y encontrar soluciones que reviertan esta tendencia.

El tráfico rodado es uno de los grandes responsables del deterioro en la calidad del aire, pero, por el momento, las medidas adoptadas para limitarlo han sido más bien tímidas o, como mínimo, muy cuestionadas.

Y, sin embargo, es en este punto donde podemos hacer más a nivel individual. Con nuestras decisiones personales y nuestras elecciones diarias podemos sentar las bases para un cambio progresivo de mentalidad. La elección de la bicicleta frente a los vehículos motorizados puede ser un paso para comenzar nuestra pequeña revolución.

Cada vez tiene más seguidores

Con esta premisa nace el movimiento Masa crítica, que tiene lugar todos los meses en numerosas ciudades del mundo. El término hace alusión a la idea de que una revolución social es factible cuando se alcanza un cierto número de “revolucionarios”, una “masa crítica” de apoyo.

Con lemas como Cuido mi planeta yendo en bicicleta o Tengo el culo duro y no me gasto un duro, estos encuentros mensuales pretenden dar visibilidad a las posibilidades y ventajas de la bicicleta como medio de transporte en ciudades y como alternativa real para reducir el tráfico motorizado. No hay una organización concreta detrás de estos encuentros, sino que se convocan principalmente  través de las redes sociales y son abiertos a todos aquellos participantes que quieran sumarse al movimiento y compartan sus ideales.

Ciudades activistas

En muchas de las principales ciudades españolas ya tienen lugar de forma regular. Si estás interesado en conocer si hay algún encuentro en tu ciudad, puedes consultar el listado elaborado por la web Ciclismo Urbano. Aquí tienes algunas de las principales citas en España:

Barcelona: primer viernes de cada mes a las 20:00, en el Arco del Triunfo.

Bilbao: último jueves de cada mes a las 19:30, en la Gran Vía, frente a la Diputación.

Las Palmas de Gran Canaria: último viernes de cada mes a las 18:30, en el Parque San Telmo.

Madrid: último jueves de cada mes a las 20:00, en la Plaza de Cibeles.

Palma de Mallorca: primer sábado de cada mes a las 11:00, en la Plaza de España.

Santiago de Compostela: último miércoles de cada mes a las 20:30, en la caseta de turismo de la Plaza Roxa.

Sevilla: primer viernes de cada mes a las 19:30 (20:30 en verano), en la Plaza de la Palma.

Valencia: primer viernes de cada mes a las 19:30, en la Plaza de la Virgen.

Zaragoza: último jueves de cada mes a las 19:00, en la Plaza de Aragón.

El consejo de mamá

Si te animas a participar en el movimiento Masa Crítica, te recuerdo que el espíritu de estos encuentros es festivo y pacífico. No se persigue provocar altercados ni desobedecer las leyes de circulación. Sino poner el foco de atención sobre una opción que normalmente queda invisibilizada por la cantidad de vehículos motorizados que colapsan nuestras ciudades. Procura disfrutar de la posibilidad de robarle un poco de espacio a los coches por un día cada mes, siempre en las máximas condiciones de seguridad, con respeto por los peatones y evitando el enfrentamiento con los conductores de otros vehículos. Puedes participar disfrazado, con música o haciendo pequeñas performances siempre que cumplas las premisas anteriores y mantengas el espíritu de compañerismo y respeto por el resto de participantes. ¿Te animas? 

Compartir este artículo: